CUERNAVACA, MORELOS.- “Mi obra es realista en su mayoría, me gusta plasmar oficios que se han ido perdiendo, animales que están en peligro de extinción, toda esta parte que quiero abonar para que no nos olvidemos”, expresa René Baltazar Morales, Artista Plástico del estado de Morelos.

Considerado ya como uno de los grandes exponentes de la escultura en madera a nivel nacional, Baltazar Morales recuerda que hace 28 años inició en esta actividad, realizando piezas de talla sobre cuarterón, y posteriormente dedicándose a lo que ha sido su pasión por casi tres décadas: la escultura en madera.

“Hay dos partes en el arte que creo son importantes, una es vivir del arte como ser humano en el sentido de que es pleno para el ser, aunque eso no te alimente; pero la otra parte es obtener dinero de esto, que es a lo que le tiene miedo la gente, pero sí se puede vivir del arte”, señala en entrevista para Diario de Morelos.

El oriundo de Yautepec considera que se sigue viendo al arte como un hobby, por lo que cree conveniente que desde niños debemos transmitir estas dos partes importantes del arte, siempre aplicado como cualquier profesión.

Desde principios de la década de los 90, René decidió tomar esta actividad como una forma de vida, y desde entonces no realiza otra labor más que ésta, a la cual dedica de 6, 8 y hasta 10 horas diarias.

Son tantas las obras que ha realizado este escultor, que ya ha perdido el número de sus creaciones; sería imprudente suponer un número.

René celebra que actualmente la tala de árboles esté más controlada, por lo que se ha dedicado a recolectar árboles caídos y a estar pendiente de todos estos ejemplares naturales que se le pueden dar vida otra vez.

“Hay una parte muy humana del arte, ¿cómo le podemos dar vida a un tronco que ya ha sido derribado?, pues precisamente con el arte”, resalta el artista.

De forma autodidacta, observando libros, leyendo y a partir del oficio de carpintería que heredó de su padre, don Fernando Baltazar; René desarrolló la habilidad gracias a su talento nato.

“Mi obra es realista en su mayoría, me gusta plasmar oficios que han ido perdiendo, animales que están en peligro de extinción, toda esta parte que quiero abonar para que no nos olvidemos”, expresa el galardonado nacional.

Sus trabajos se han presentado dentro del estado de Morelos, en sedes como el Jardín Borda, el Museo Morelense de Arte Popular (MMAPO); así como en la ciudad de México, en el Palacio de Iturbide, en Museo Franz Mayer; en algunas galerías particulares, al igual que en el norte del país en diferentes exposiciones.

Su labor ha sido digna de reconocimientos, tales como el Primer Galardón Nacional en escultura en madera, en el gran premio de arte popular 2018. En la entidad fue condecorado con el Primer Galardón Estatal en la misma categoría.

“Siempre he pensado que en este México que nos ha tocado vivir tenemos que voltear a ver las artes, el deporte, la música, la danza y tenemos que consumir arte; y cuando digo esto me refiero a estudiar, leer, comprar y asistir, lo que nos ayudará a que esto se vea como una forma de vida”, subrayó.

GUILLERMO TAPIA
guillermo.tapia@diariodemorelos.com