Alguna vez le escuché decir a uno de mis profesores en la secundaria que aquel que no explota al cien por ciento sus talentos, comete un pecado mortal.
La sentencia cobra actualidad en la persona del futbolista mexicano Carlos Vela, quién ha caído de la gracia de los aficionados a la Real Sociedad luego de que asistiera a un concierto en Madrid y se ausentara al día siguiente del entrenamiento, obviamente sin permiso de sus directivos.
Efectivamente, el delantero azteca se lanzó muy quitado de la pena para estar en la presentación del cantante Chris Brown y se le hizo fácil faltar al día siguiente, sin tomarse la molestia de avisar al cuerpo técnico ni a ninguno de sus superiores.
Esto, aunado a la mala temporada que ha tenido, colmó el plato de los seguidores quienes no han tenido empacho en silbarle y abuchearlo cada vez que ha tocado el balón en su más reciente encuentro.
Carlos Vela es uno de los futbolistas más técnicos que tiene el balompié mexicano en esta generación, sin embargo, muchas veces se ha comportado más como un chiquillo caprichoso que como un profesional que se debe a la institución que lo contrata y al público que se retrata en la taquilla y contribuye a pagar su salario.
Queda en el pasado el largo litigio que tuvo con la FEMEXFUT cuando, en repetidas ocasiones, se negó a asistir a las convocatorias al seleccionado nacional e incluso “regaló” la posibilidad de ser titular en el Mundial celebrado en Brasil, apenas el año pasado.
Pero esto de alguna manera lo pinta de cuerpo entero. Un buen amigo mío fue enviado por los federativos a San Sebastián para intentar convencerlo y de entrada lo tuvo esperando más de dos horas para luego, salir con la ocurrencia de que no se sentía con ánimos de vestir la casaca verde, ¡ni hablar!
Ahora ha salido a dar la cara, lo que habla bien de él, aunque en el trasfondo de su dicho queda en claro su talante. Reconoce su mala temporada y manifiesta incluso la posibilidad de vestir alguna camiseta del futbol mexicano. En algún momento de la entrevista deja entrever que ha contemplado el retiro, aduciendo que podría aburrirse de jugar al futbol.
En fin, genio y figura, hasta la sepultura. Por el momento parece haber terminado el romance que los seguidores del cuadro txuri-urdín tenían con el atacante mexicano, quedándole solo terminar con dignidad el presente torneo.
Tampoco ha sido convocado por el director técnico Juan Carlos Osorio para los compromisos de este mes, en contra de Canadá y continuará siendo una incógnita si estará dispuesto a asistir la próxima vez que sea requerido.
Carlos es todavía muy joven y creo que sus mejores años, actuaciones y goles están por venir. La decisión está en sus manos y ojalá la que tome sea asertiva pues de lo contrario nos podemos encontrar con una…Vela apagada.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter

[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...