compartir en:

Una de las novedades realmente trascendentes que traerá el torneo Apertura 2016 será sin duda la aparición de Chivastv, la plataforma de internet de paga que transmitirá en vivo los partidos que juegue como local el Guadalajara.
Jorge Vergara, propietario del “rebaño sagrado” decidió romper, luego de arduas y ambiguas negociaciones, el contrato que ligaba al popular cuadro tapatío con Televisa. Con esto se pensó que mudaría a los rojiblancos con la competencia directa, es decir, TVAzteca o en todo caso, a alguna cadena de televisión restringida como ESPN o FOX pero resultó que no. La novedad es que el chiverío pretende transformar a sus aficionados en socios de este negocio que suena como una aventura de lo más interesante.
Lo primero es tener una idea de lo que se pretende. Según se ha sabido, la televisora de Chapultepec le ofreció al magnate la cantidad de 180 millones de pesos anuales por transmitir a las Chivas. Si esto es cierto, la última promoción colocó el paquete para tener acceso a los juegos del rebaño en 2 mil pesos. Si Pitágoras no era Abogado, se requerirían 90 mil abonados para llegar a esa suma y de ahí, todo lo que escurra será miel.
Los escépticos piensan que será muy difícil reunir a ese número de asociados dado que una cosa son los aficionados del Guadalajara, que son millones y otra aquellos que tengan tanto la disposición como la lana para hacerlo.
Platicando con algunos amigos que tienen el mal gusto de ser Chivas puedo palpar un gran enojo. Ni los clubes más grandes y caros del mundo, como el Real Madrid, el Barsa, la Juventus o el Manchester United se pueden dar, por el momento, el lujo de prescindir de la televisión abierta y gratuita para establecer un plan como el que nos ocupa. Por supuesto que tienen la alternativa del internet pero como una cuestión complementaria.
El asunto presenta múltiples aristas, entre otras, la producción y generación de la señal para que se pueda ver el partido. Eso no es un asunto menor, créame, ya que existen muy pocos expertos para poder “hacer”, desde el punto de vista técnico, un encuentro de futbol. 
Otro será el saber quién o quiénes serán las voces que narrarán esos partidos. Será cosa de ver si contratarán a alguien consagrado o irán fabricando comentaristas que se vayan identificando con los colores y los aficionados rojiblancos.
En los pasillos se rumora que el señor Vergara puede recurrir a los asociados en el negocio de Omnilife para obligarlos a adquirir el famoso paquete de la tele caprina. En todo caso, nadie puede garantizar más de lo que está calendarizado, es decir, la liguilla es una promesa de difícil cumplimiento.
Ni modo, aviso por mi parte que estoy dispuesto al sacrificio y le daré a mi dinero un mejor destino que ver a las Chivas en mi computadora. Me parece que el paquete, regalado es caro.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter
[email protected]