compartir en:

En el tema de difusión y patrocinio en los deportes, por lo menos en México, la tajada del león se la lleva el futbol. Pero aún con ello, la repartición es sumamente dispareja ya que es la Primera División la “ganona” en cuanto a la distribución de los dineros se refiere.

Pero hay una instancia que en la actualidad requiere de una inversión importante como es la división de ascenso, donde para poder competir hoy, se requiere de armar equipos poderosos y eso se logra con planeación, trabajo y mucha lana.

Sin embargo les son regateados los apoyos y los reflectores a este importantísimo segmento del balompié nacional. Si bien es cierto que algunos juegos son televisados en directo y uno que otro programa deportivo saca un mini resumen de lo ocurrido jornada tras jornada, la mayoría de los aficionados se enteran de la existencia de esos clubes cuando pelean por ascender.

También es cierto que con lo que un cuadro del ascenso tiene, en el momento de competir en el máximo circuito, le suele no alcanzar y tiene que regresar por donde vino. Casos como la Universidad de Guadalajara, Indios de Ciudad Juárez, Dorados, La Piedad y en algún momento el actual campeón Necaxa, han dado fe de ello.

Sin embargo, con la adecuada planeación estratégica y una buena inyección de dinero bien invertido, se ha conseguido que el cuadro recién subido se mantenga y logre cosas impensables como aquel Atlético Celaya de la 94-95 que apenas llegado disputó una final o los Xolos y el León que en relativamente corto tiempo, levantaron el trofeo de campeón.

Un buen ejemplo de los nuevos tiempos que se viven en la división de ascenso son los Toros del Celaya. Mediante un buen sistema de inteligencia deportiva, han sabido combinar la experiencia con la juventud y lograron el súper liderato en este torneo.

Cuentan con figuras del tamaño de Jonathan Lacerda, el “chango” Alfredo Moreno, Ángel Reyna y han “revivido” personajes como César Villaluz e Ignacio Torres. Extranjeros muy jovencitos pero con gran proyección están también en el plantel como es el caso del chileno Sergio Vergara o el colombiano Charles Monsalvo.

Por supuesto que una empresa de este pelo requiere de inversionistas y los hay pero además del proyecto deportivo existe otro alterno que es convertir al equipo de futbol en un pilar de la comunidad y los están logrando a pasos agigantados. Hoy no se concibe Celaya sin su equipo de futbol para las autoridades, empresarios, comerciantes, sociedad civil y ante todo, los niños y los jóvenes

Están cerca del campeonato que es el primer peldaño para subir. Ojalá hubiera mayor difusión a la liga porque como dijo otro guanajuatense ilustre, José Alfredo Jiménez, los grandes patrocinadores hacen que los equipos digan: “Yo pa´arriba volteo muy poco, tú pa´abajo no sabes mirar”.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter
[email protected]