compartir en:

Pues para aquellos que las amenazas de Donald Trump eran solo un acto de campaña, el magnate emitió la orden ejecutiva para la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México. Independientemente de quién ponga la lana para esta afrenta de cemento, el costo lo pagaremos todos por igual, mexicanos, gringos y nuestros paisanos que laboran muy duro al otro lado del río Bravo.

Pero existen otros muros y el deporte no es la excepción. Hoy, los dueños de los clubes de beisbol en nuestro país están enfrentados por la discusión de cuántos peloteros no nacidos acá pueden integrar las plantillas. Incluso en las negociaciones se les designa con el despectivo mote de “pochos”. Esto puede desembocar incluso en una escisión que provoque que la liga se parta en dos y una vez más, todos pierden.

En el futbol nacional las paredes mentales de los propietarios amenazan con dejar sin chamba a los elementos nacionales. No solo legislaron a favor de la regla 10/8, que permite que hasta una decena de foráneos alineen al mismo tiempo sino que fueron omisos en cuanto al número de no nacidos en México que cada club puede registrar. De esta manera, hay equipos como Veracruz que suma casi una veintena de elementos extranjeros. Esto, más pronto que tarde, le cobrará un impuesto muy alto a la selección nacional.

Pese al muro, continuarán los juegos “moleros”, como dijera Ricardo Ferreti, en los Estados Unidos. El próximo 8 de febrero en Las Vegas, continuará el manoseo de futbolistas y el técnico Juan Carlos Osorio llevará otro contingente de nuevos convocados. Islandia, equipo sensación en la Eurocopa, será el sinodal para el tricolor.

Parece que por los rumbos de Coapa se está construyendo otro muro. Es uno que separa al entrenador Ricardo Antonio Lavolpe de sus futbolistas. Sabido es el mal talante de este estratega y su facilidad para decir cosas que incomodan al interior del plantel. Cero puntos y una defensiva que hace agua hacen pensar que se le acabaron los argumentos. Tiene la enorme ventaja de recibir a un invitado muy light como son los escualos y el juego pendiente ante Jaguares. Si no consigue sendas victorias, seremos testigos del enésimo despido de este poeta del futbol que sigue sin ganar nada.

En el deporte internacional, seguramente Usain Bolt querrá subir a su compatriota a la parte más alta del muro fronterizo para aventarlo desde ahí. Resulta que Nesta Carter, quien integró el equipo de relevos 4x100 en los pasados Juegos Olímpicos representando a Jamaica, dio positivo de doping y con ello, el hombre más rápido del planeta perdió una de las 9 medallas de oro que lo ponían dentro de la élite de máximos ganadores de la presea áurea en la historia, a la par de Carl Lewis y Paavo Nurmi y solo debajo de Ray Ewry. La verdad, como para matarlo.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter
[email protected]