compartir en:

Mi queridísimo amigo Enrique Burak dice dos verdades de a kilo: El futbol soccer no se acaba nunca y esta es la mejor época del año. No acabamos de tener una final de infarto en el balompié nacional y este fin de semana ya empieza la nueva temporada. En Inglaterra, por ejemplo, la liga no paró y hasta en año nuevo tuvieron actividad y en la mayoría del resto del mundo seguirán los campeonatos con toda normalidad.

El año que empieza, no sin turbulencia social y económica, tendrá en el noroeste de nuestro país uno de mis eventos favoritos: los juegos decisivos de la Liga del Pacífico. Para ello, están calificados tres equipos sinaloenses, a saber, Los Mochis, Culiacán y Mazatlán, dos sonorenses como Hermosillo y el líder Navojoa y finalmente, Mexicali como representante de la Baja California.

El beisbol que se juega en esta liga es de alto nivel competitivo y los parques lucen, generalmente, muy buenas entradas y las seis novenas buscarán el boleto para la Serie del Caribe que se jugará en febrero en el hermoso parque de los “Tomateros”, en la bella capital del estado de Sinaloa. Le tengo un especial cariño, por razones familiares, a los “Naranjeros” pero este año le voy a los “Venados” de Mazatlán.

La parte gorda de la atención se la llevarán, en los albores de este 2017, la ronda de comodines del futbol americano profesional, buscando llegar al Súper Tazón LI.

El deporte de las tacleadas es, a este nivel, un espectáculo impresionante pero además tiene en estos playoffs como ingrediente principal el regreso de equipos que gozan del cariño del público azteca, como es el caso de los “Vaqueros” de Dallas, los “Acereros” de Pittsburgh, los “Patriotas” de Nueva Inglaterra y el equipo favorito de Toño de Valdés, los “Raiders” de Oakland.

Mi generación creció con el equipo de la “estrella solitaria” dado que era el único cuadro al que se veía por la tele cada ocho días pero las cosas fueron evolucionando y las nuevas generaciones se identifican más con franquicias ganadoras pero lo que es un hecho es que estos atletas son impresionantes y el propio juego está diseñado para disfrutarlo por la televisión, en compañía de toda la familia.

Otra cosa que me impacta de este deporte es el grado de respeto hacia los oficiales. Jamás vemos las reclamaciones airadas del soccer o que alguno de estos monstruos se atreva siquiera a tocar a una de las “cebras”.

Tampoco escuchamos a los entrenadores y directivos culpar al arbitraje de sus derrotas y en general, pese a los tremendos golpes que reciben, no hay la simulación ni los engaños tan frecuentes en el balompié.

En fin, sea usted fanático del beisbol o seguidor del americano, no se puede permitir el lujo de perderse, por nada del mundo…La mejor época del año.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter
apbcarter_1@hotmail.com