compartir en:

Luego de tres fechas del incipiente torneo apertura 2016 podemos comprobar algunas cosas que tienen sustento en la estadística. La primera de ellas es que la “campeonitis” solo existe para la prensa mexicana ya que Pachuca, monarca reinante, marcha con paso perfecto y sin aducir pretextos como el haberse quedado sin medio equipo por ceder a sus principales elementos a la selección que competirá en los Juegos Olímpicos a celebrarse en Río de Janeiro a partir de esta semana. Del otro lado de la mesa está su rival en la final, Monterrey, que enfrenta una crisis de identidad y está peleado con el arco. Tanto es esto que han fallado 5 de sus 7 últimos penales y en el juego sabatino ante Cruz Azul se dieron el lujo de errar dos tiros desde los once metros para con ello, dejar salir vivos de su cubil a los celestes.
La justa deportiva presenta dos sorpresas evidentes en la parte alta del tablero. Querétaro y Pumas marchan empatados en segundo lugar, conservando el invicto y a tiro de piedra del tuzolíder, sin embargo, acá también se presentan vivos contrastes. Mientras el cuadro de Víctor Manuel Vucetich juega bien al futbol y ha reencontrado en Tito Villa a su referente goelador, los Pumas no juegan a nada, su generación de oportunidades ante el arco rival es nula y solo por obra y gracia de Alejandro Palacios no han visto horadada su meta.
Las Águilas del América prometieron, apenas en la fecha dos, ser campeones invictos y como esta es la casa del jabonero donde el que no cae resbala, pues llegaron los Tigres y no solo los llenaron de cuero sino que les pegaron un verdadero baile.
La “máquina celeste” conserva la etiqueta de invicto con tres empates. Esto puede ser tan bueno o malo como se vea el vaso: Medio lleno o medio vacío y lo digo porque si le ganan a su próximo rival en casa que serán los Xolos, podemos creer en el proyecto de Tomás Boy pero si por ahí sufren un traspié, quedarían rezagados en la parte baja de la tabla y empezaría, otra vez, la presión para el “jefe”, siempre tan simpático.
Al chiverío le llovió en su milpita la semana que terminó. Fueron inmisericordemente goleados por Jaguares en la Copa y por Tijuana en la Liga. Para acabarla de amolar se echaron un tiro contra el Arsenal inglés y también les pusieron un zape, así que a trabajar y buscar revertir la tendencia ahora que reciban a puerta cerrada al embalado Gallos Blancos. (Digo lo de puerta cerrada por aquello de Chivastv y que muy poca gente los ve).
Los que ya se metieron en broncas tempraneras son los Rayos del Necaxa. Ya son últimos en el cociente y no han sido capaces de anotar un solo gol. A ese paso, los veremos el año que entra en el ascenso.
Solo 22 goles en una 
fecha que ayuda a echar por tierra la afirmación del gran espectáculo que es esta liga Mx, cada vez más liga y menos MX.

Bajo la lupa
Arturo Brizio Carter
[email protected]