Gonzalo es un viejo y querido amigo. Aficionado a los deportes, su pasión es el futbol americano, llegando al grado de encerrarse con su botana en el llamado “Súper Domingo” para no ser molestado por nadie mientras transcurre el partido grande. O sea que él si aplica aquello de que el día del “super bowl” es aquel para el que viven todos los fanáticos del deporte de las tacleadas.
Lo más admirable de mi cuate es su capacidad de análisis que lo hace muy atinado en sus predicciones. Desde que tengo el gusto de conocerlo, creo que nunca se ha equivocado en vaticinar al ganador de la final del americano y por ello, me gusta preguntarle a quién le va.
En esta ocasión y para no faltar a la costumbre, procedí a echarle un telefonazo y su respuesta a la pregunta de quién ganaría me contestó: “¿Cuál Súper Tazón? Si no va a haber partido. Será una masacre de las Panteras a Denver” y con esa verdad me quedé.
Mis queridos amigos y colegas Toño de Valdés y Enrique Burak se pronunciaron en el mismo sentido pero algo en mi interior me decía que si los Broncos habían sido capaces de parar a Nueva Inglaterra con base en su defensiva, le podían hacer partido a Cam Newton y sus ágiles ofensivos.
Y mire que así fue. Un partido de lo más raro, donde el perdedor tuvo más tiempo la pelota sin embargo, cometió costosos errores como entregar el balón, cometer un sinnúmero de castigos que se tradujeron en pérdida de yardas, fallar un gol de campo que parecía de rutina y en general caer en una desconcentración y un desánimo que se acrecentaron conforme transcurría el encuentro.
Del otro lado, una defensiva heroica que entraba a la cancha cada que Peyton Manning no lograba completar pases y sus corredores no avanzaban más allá del mínimo para cruzar la línea de golpeo, dando trancazos más en el alma que en el cuerpo del mariscal de campo rival.
Si merecían los Broncos ganar, ya lo examinarán los expertos. Lo que puedo decir es que me cae de lujo Peyton Manning y que en el umbral del retiro haya levantado el trofeo “Vince Lombardi” me llenó de emoción.
Del otro lado, la frustración apareció cuando el “supermán” Newton se ardió y solo contestó un par de preguntas en la conferencia de prensa, retirándose abruptamente. Dicen que hay que ser grande en la victoria pero más en la derrota y eso lo tendrá que aprender este jovenazo, por lo demás, dueño de unas facultades impresionantes.
Ya el hecho de que Von Miller haya sido elegido el jugador más valioso habla por sí solo de lo espectacular que estuvo la línea defensiva de los hoy monarcas del futbol americano profesional.
Con todo y lo atinado que suele ser mi Gonza y la opinión de los “gurús” del americano, Los Broncos de Denver son campeones…Contra los pronósticos.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...