compartir en:

La falta de planeación y protección de las áreas naturales provoca que la urbanización vaya devorando los cerros; aquí una imagen de la Sierra Montenegro en Emiliano Zapata.

Foto: Luis Flores / DDM