CUERNAVACA, MORELOS.- Restauranteros de Morelos analizan hacer ajuste de precio en sus menús durante enero para compensar el aumento que tuvo el costo de producción en el año que termina.

El vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Ángel Adame Jiménez, dijo que las nuevas tarifas que el Gobierno Federal impuso a los energéticos, como el gas y la luz, las cuales son fundamentales para producción y conservación de alimento, obliga al sector a hacer el estudio para empezar el año, también, con nuevas tarifas.

Dijo que los empresarios esperan concluir 2017 para revisar su balanza financiera y ver de cuánto es el impacto que tuvo en la cadena productiva el incremento de más de 30 por ciento en el precio del gas LP, así como de las nuevas tarifas que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) estableció para la luz que consumen los comercios.

Adame Jiménez recordó que la nueva política de precio de los energéticos entró en vigor a inicio de 2017, por lo cual los negocios arrastran un efecto negativo en costo de producción, sin embargo, la mayoría de los establecimientos absorbió el incremento para conservar clientela.

En 2018, será casi imposible mantener el precio, por lo cual los restauranteros trasladarán el incremento a las cartas con leve ajuste.

Señaló que lo ideal es que los restauranteros recurran a un solo aumento de precio durante el año para no perder confianza de sus clientes.

Con ello, descartó que la industria restaurantera intente hacer cambios constantes en el precio de sus cartas o productos.

Cabe señalar que, aunque el representante de la Canirac aseguró que los empresarios mantuvieron precio, en la mayoría de los negocios de comida fue detectado leve aumento en el menú, después del terremoto y hacia el cuarto trimestre de 2017.

ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]