compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Pese a las campañas informativas sobre el uso con seguridad de los cajeros automáticos, la Comisión Nacional de Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reportó que en la primera semana de vacaciones, aumentaron los fraudes a tarjetahabientes.

La dependencia dio trámite a ocho reclamaciones por cargos no reconocidos, atribuidos a “talladores de tarjetas”.

El director de Educación Financiera de la delegación, Carlos Flores Hernández, dijo que este tipo de delincuentes busca entablar comunicación con el cuentahabiente para intercambiarle su tarjeta y visualizar su NIP.

De acuerdo con las quejas presentadas, todos los usuarios afectados coincidieron en referir que cuando acudieron al cajero automático, una persona los abordó para “informarles” que el cajero no servía o estaba sucio.

El modus operandi consiste en ofrecer ayuda para limpiar la tarjeta, la cual, la tallan en la ropa; es entonces, cuando el delincuente intercambia el plástico por uno que tiene reporte de robo o extravío.

A los sujetos que usan esta modalidad para defraudar a los tarjetahabientes se les conoce como “talladores”, quienes empezaron a usar este modus operandi en 2014, cuando la Condusef recibió reporte de los primeros casos, detalló el funcionario.

Por lo general, los delincuentes atacan cuando notan que un usuario está distraído y recurren al factor sorpresa, buscando no darle tiempo de que reaccione.

Operan en grupo de dos o tres, para hacerse pasar por clientes del cajero automático y generarle dudas a la víctima sobre lo que está pasando.

La principal recomendación para evitar caer en este tipo de timos es no aceptar jamás, ayuda de un desconocido al momento de utilizar un cajero automático.

Y, al teclear tu número de identificación personal NIP, cubrir el teclado con una mano para evitar que alguien más lo vea.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]