Cuernavaca, Morelos.- El número de empresas de base tecnológica se duplicó en los últimos tres años, al pasar de 80 a más de 160, informó la secretaria de Innovación Ciencia y Tecnología, Brenda Valderrama Blanco.

La funcionaria dijo que el número es menor, comparado con el promedio de unidades económicas que, se estima, hay en el estado, de más de tres mil.

Pero es significativo, porque representa el avance que en sólo tres años, la Secretaría a su cargo ha logrado en el trabajo y acompañamiento a las empresas para lograr que incorporen tecnología en sus procesos productivos, o identifiquen aquellos que ya tienen y los potencialicen.

Brenda Valderrama dijo que de las unidades económicas, las que más tecnología tienen, son las que pertenecen a grandes transnacionales, las cuales, por lo regular, importan esos procesos; las micro se encuentran, en su mayoría, aún alejadas de la tecnología, por lo que el campo de oportunidad se ubica en un rango intermedio, en el que se hallan las pequeñas y medianas empresas.

“Las atendemos ofreciéndoles que desarrollen proyectos de innovación, lo que pueden hacer en las universidades; las ayudamos a que lo logren, y en sólo tres años ya conseguimos quintuplicar los recurso que se administran para las pymes de Morelos”, manifestó la funcionaria.

Dijo que actualmente, están esperando los resultados de la cuarta convocatoria del programa de Fomento y Promoción al Desarrollo Tecnológico e Innovación 2016, con la que la Secretaría espera impactar con una derrama económica de 250 millones de pesos.

Certificación de procesos

Por otro lado, ofrece también capacitación al personal con cursos para que certifiquen sus procesos productivos y sus productos y sean más competitivas en el mercado global.

“De esta forma les abrimos mercado, para que puedan exportar; otra forma de hacerlas mejorar es convenciendo a los empresarios de contratar personal egresado de especialidades, que les ayuden a hacer los ajustes internos, de tipo administrativo y operativo, porque esto también les da valor agregado”, indicó.

Dijo que es fácil identificar una empresa de base tecnológica y que ésta se asuma como tal; por ejemplo, señaló que si un carpintero inventa o diseña una máquina para lograr determinado tipo de mueble, con eso ya estamos hablando de una pequeña empresa de base tecnológica, que con el apoyo adecuado, puede incursionar en nuevos mercados.

Por: ANTONIETA SANCHEZ
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA: