La cifra de muertos por el sismo de 6.2 grados en la escala de Richter que azotó esta madrugada el centro de Italia aumentó a 73, mientras decenas de personas siguen desaparecidas, informó el departamento de protección civil.

Socorristas, policías y voluntarios trabajan en las pequeñas localidades de Amatrice y Accumoli, en la región del Lacio, y Arquata del Tronto, en la región de Marcas, las tres más afectadas por el movimiento telúrico, para buscar personas entre los escombros.

En la localidad de Amatrice se registraron 35 víctimas, en Accumoli otras 11 y el resto en Arquata y Pescara del Tronto, según la agencia italiana de noticias ANSA.

El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia informó este miércoles que un centenar de réplicas se han registrado después del sismo de 6.2 grados de la madrugada, y que la mayoría de ellas son de 3.0 grados.

Expertos explicaron que el riesgo principal es que estos pequeños terremotos que siguen sucediéndose derriben los pocos edificios que han quedado en pie.

El alcalde de la localidad de Amatrice, Sergio Pirozzi, declaró que más de la mitad del pueblo está destrozado, y que hay numerosas personas bajo los escombros, por lo que la cifra de víctimas podría aumentar.

El de Pescara del Tronto, Aleandro Petrucci, valoró que dos tercios de su pueblo tiene graves daños causados, y aún falta por saber cuántos desaparecidos hay en los edificios derrumbados.

Mientras que el alcalde de Accumoli, Stefano Petrucci, aseguró que en su localidad habría turistas atrapados en un hotel que se derrumbó, y expresó su confianza debido a que son varias las personas que han podido ser rescatadas.

El gobierno italiano evitó dar una cifra de víctimas, y en un primer comunicado llamó a la movilización ante lo ocurrido y a ponerse en contacto con los cuerpos de emergencia para atender cualquier caso.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, canceló su viaje de mañana a París para reunirse con el presidente francés François Hollande, a fin de seguir las labores de rescate en el centro del país.

Italia se encuentra situada entre dos fallas y esto la convierte en una de las zonas más activas sísmicamente de Europa. En esta región chocan las placas continentales africana y euroasiática y entra, además, por debajo la placa adriática.