compartir en:

Freetown.- El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, declaró hoy siete días de luto nacional tras el alud de lodo ocurrido el lunes en las afueras de esta capital y las severas inundaciones, que han causado cerca de 400 muertos y cientos de desaparecidos.

A través de un mensaje difundido a nivel nacional, Koromo precisó que el duelo nacional se mantendrá del 16 al 22 de agosto, periodo en que todas las banderas deben izarse a media asta, además clamó por ayuda urgente al señalar que “comunidades enteras fueron barridas del mapa”.

El mandatario también pidió guardar un minuto de silencio al mediodía de este miércoles en memoria de las víctimas y decidió elevar el nivel de amenaza a la seguridad nacional en respuesta a la situación de emergencia en curso, según un boletín de la presidencia de Sierra Leona.

La ladera de una montaña colapsó el lunes pasado en la localidad de Regent, a las afueras de la capital Freetown, arranado a más de mil viviendas cuando la gente aún dormía, en uno de los peores deslaves en África en décadas.

Los equipos de rescate han encontrado cerca de 400 cadáveres, entre ellos un centenar de niños, aunque la Cruz Roja de Sierra Leona advierte que la cifra de víctimas mortales aumentará a medida que siga la búsqueda, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Personal de la Cruz Roja de Sierra Leona estima que al menos 600 personas quedaron sepultadas bajo toneladas de lodo y tierra, tan sólo en Regent, ya que fueron sorprendidos por los deslaves ocurridos antes del amanecer.

El gobierno también solicitó a las familias de las víctimas seguir identificando a sus seres queridos en la morgue del Hospital Connaught, en donde recibirán información sobre el procedimiento del entierro.

El viceministro de Información y Comunicación, Cornnelius Deveaux, precisó que los equipos de socorro continúan la búsqueda de posibles sobrevivientes y la recuperación de cuerpos, dado que cientos de personas se encuentran desaparecidas tras la avalancha de lodo.

El vocero presidencial, Abdulai Baraytay, relató que decenas de cadáveres son extraídos entre el fango. “Toda la comunidad está de luto. Muchas personas están aún desaparecidas, más de 600”, destacó.

Asimismo, anunció que las autoridades comenzaron a tomar acciones para evitar cualquier brote de epidemias ligadas al agua, como el cólera y tifoidea.

En Sierra Leona, los deslizamientos de tierra e inundaciones son frecuentes durante la estación de lluvias que azotan esta época del año a gran parte de África Occidental, donde la deforestación y urbanismo han puesto en riesgo a muchas personas.