En Morelos, al primero que debió preocupar el encarcelamiento de Rosario Robles Berlanga es al ex rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Verá Jiménez. Acusada de uso indebido del servicio público cuando estuvo al frente de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), la también ex jefa de gobierno de la Ciudad de México quedó ayer formalmente presa en el reclusorio de Santa Martha Acatitla, luego de una audiencia que llevó doce horas. Esto o los primeros efectos legales versus la llamada “estafa maestra”, de miles de millones de pesos que involucran la presunta participación de ex rectores de universidades públicas, entre éstas la de Morelos. Cosa que aquí da lugar a esta historia: En abril, el gobierno afirmó que  Verá Jiménez –para entonces director de Ciencia y Tecnología del Gobierno del Estado– podría renunciar a su cargo. Pero si esto no sucedió lo que sí se publicó fue que la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción podría formular nuevamente la imputación por enriquecimiento ilícito al ex rector Vera. Por esos días, la Fiscalía General de la República obtuvo auto de vinculación a proceso en contra del también ex rector de la UAEM, Gerardo Ávila García, por uso indebido de atribuciones y facultades así como daño patrimonial por más de 23 millones de pesos. Así se dio a conocer mediante un comunicado del Ministerio Público Federal que detalló que se presentaron datos de prueba ante el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal, ubicado en el Reclusorio Preventivo Norte de CDMX; en contra de Ávila y con una medida cautelar de presentación periódica cada 15 días. Ave de tempestades, en una temporada lo mismo Vera maniobraba como candidato del Panal a gobernador que declinaba a favor de Cuauhtémoc Blanco o era arrestado y metido momentáneamente en el penal de Atlacholohaya.  La tarde del 23 de enero 2018 fue confirmada su detención, acusado de peculado y abuso de confianza en agravio del personal del Sindicato de Trabajadores Administrativos. Se dijo que ello significó un desvío de más de 600 millones de pesos. Fue detenido alrededor de las tres de la tarde en un restaurante ubicado en la colonia Rancho Cortés por agentes de la Policía de Investigación Criminal adscritos a la Fiscalía Anticorrupción. Por la noche, escuchó la imputación del agente del Ministerio Público de la Fiscalía Especializada para la Investigación de Hechos de Corrupción, en una audiencia realizada en la sala ubicada en un costado del Cereso Morelos. La audiencia inició alrededor de las 21:00 horas, y a petición del juez que giró la orden de aprehensión se llevó a cabo en la sala utilizada para casos catalogados como focos rojos. Pretextaron que eso pasaba cuando había algún riesgo en los juzgados de la calle Morrow, por lo que la diligencia fue privada, sin acceso a medios de comunicación. Durante la audiencia se dio a conocer que el agente del Ministerio Público estaba en el entendido que el delito de abuso de confianza no estaba considerado como ilícito grave, por lo que solicitó medidas cautelares diversas a la prisión preventiva, como lo es arraigo domiciliario. Ante esta situación, el juez ordenó que Vera permaneciera en su domicilio y entregara su pasaporte. Fue así que, tras quedar en libertad bajo medidas cautelares, como a las diez de la noche el acusado, sus abogados y familiares salieron caminando de la cárcel de Atlacholoaya. Pero como las cuentas no cuadraron, por eso la sospecha del fiscal anticorrupción Juan Salazar Núñez, de que Vera y su señora esposa María Elena Ávila Guerrero se hubiesen enriquecido de manera ilícita y “lavando de dinero”. Respectivamente como rector y directora de Planeación Institucional de la UAEM), en cuatro años ganaron salarios por 9 millones 360 mil pesos, pero compraron tres casas por 10 millones 975 mil pesos. Si Pitágoras no decía mentiras, la diferencia fue de un millón 615 mil pesos, que, ¿de dónde salieron? ¿De la venta de dos casas o de “moches”? Esto último dada la casualidad de que una de las propiedades le fue vendida a Vera en tres millones 700 mil pesos por Juan Armando Vettoretti Martínez, un herrero que de acuerdo a la investigación de la Fiscalía Anticorrupción recibió contratos directos por casi 70 millones de pesos... Enorme la “estafa maestra”, otro de sus efectos es que mediáticamente está embarrando al ex presidente Enrique Peña Nieto. ¿Alguien duda todavía de la cuarta transformación de AMLO?..   (Me leen mañana).

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]


Últimas Noticias