Acordado el pago de cien pesos por cada acarreado al mitin en el Morelos de los setenta, tronó el reclamo del candidato a diputado contra el acarreador: “¡Quedamos en que ibas a traer mil y aquí nomás hay cincuenta!”. Socarrón, el sujeto que se presumía “operador político” aclaró: “Sí, pero cada uno representa veinte. Todos son líderes”. Guardados los tiempos y las circunstancias, pareciera ser el caso del bloque de priistas que renunció al que por décadas fue su partido para pasarse a las filas de Rodrigo Gayosso Cepeda, el candidato a gobernador de Morelos por la   coalición Juntos por Morelos”que forman el PRD y el PSD. Pero, típicos en tiempos pre electorales los “chapulinazos”, ni quién se asombre. Otros viejos priistas así como Andrés García González, Delfino Toledano y Romualdo Salgado serán candidatos a diputados, regidores o a lo que hayan acordado; asumidos como generadores de votos, que en realidad tengan o no los números que presumen ni ellos mismos lo saben. Pero si visto está que en política todo o casi todo se vale, tanto Gayosso como el dirigente del PSD, Eduardo Bordonave, lo que hacen es su chamba… eclipsada en esta oportunidad por la coalición Juntos Haremos Historia que el mismo lunes anunció el apoyo de diez mil profesores y campesinos lopezobradoristas para cuidar la elección del 1 de julio… TREINTA años hace que el aeropuerto de Tetlama ya estaba operando parcialmente, y hasta hoy no consigue despegar del todo. Lejos quedó aquel 15 de abril de 1988 que el presidente Miguel de la Madrid vino a una gira. Acompañado del gobernador Lauro Ortega Martínez, estuvo en el desde su arranque llamado Aeropuerto Mariano Matamoros, cuando Cuernavaca era una de las pocas capitales de estado que no tenía aeropuerto. Incluida la terminal y la pista de 3 mil 100 metros, costó 10 mil millones de pesos viejos. Concebido para que andando el tiempo fuera alterno al Aeropuerto Internacional de la Ciudad México, de inicio sería utilizado para la exportación de flores mediante el programa que, creado por el Gobernador hasta la fecha admirado por la obra pública que realizó, sería luego mal logrado, abandonados a su suerte floricultores y aprovechado el programa oficial por un particular. Todavía en los ochenta, durante unos meses voló de Cuernavaca a Huatulco el bimotor de la empresa Aeromorelos que por falta de pasajeros acabó instalándose en Oaxaca.  Sacada del aire en 2003 por la Dirección de Aeronáutica Civil, Aerolíneas Internacionales fue la que más duró. Después vendrían otras empresas: Mexicana de Aviación, Aerocaribe y Aeroméxico, que también se fueron como llegaron. Durante los dos sexenios panistas de los gobiernos de Sergio Estrada y Marco Adame, el aeropuerto morelense estuvo subutilizado. En junio de 2013 volaba Viva Aerobús, a la que junto con Volaris la administración adamista subsidiaba 4.8 millones de pesos semestrales que el gobierno de Graco Ramírez suspendió para no seguir echándole dinero bueno al malo. Según datos extraoficiales, la nómina de Tetlama le cuesta al Gobierno Estatal unos 300 mil pesos mensuales. Pero si no aviones de pasajeros porque los viajeros de Morelos y Guerrero seguirán prefiriendo la amplia gama de vuelos desde el ex Distrito Federal en cuyas dos terminales circulan anualmente más de 25 millones de personas, quedaba la opción de traer naves de carga que descongestionaran el tráfico aéreo del Valle de México. Según datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil, en 2014 recibió a sólo 6,009 pasajeros y en 2015 a 7,448. A finales de 2012, la aerolínea Volaris canceló la ruta hacia Tijuana, y de la misma forma en 2013 la empresa de bajo costo Viva Aerobús liquidó los vuelos a Monterrey y Cancún. Escasos los pasajeros a Guadalajara, Tijuana, Monterrey, etc., todas aventaron la toalla. Sin embargo, subsistía el recurso de convertirlo en alterno al aeropuerto de la gran capital, para lo cual fue remodelada la terminal y presumidas sumas millonarias durante la administración de Adame. Lo malo fue que en Tetlama jamás construyeron bodegas, y al no haber terrenos disponibles en las cercanías habría que hacerlas un tanto lejos, lo cual dificultaría y encarecería los tiempos de maniobras de carga, descarga y transportación terrestre. Todo lo cual resume una frase: dinero tirado a la basura, incapaces los gobiernos sucesivos, de Morelos y la federación, de hacer rentable el aeropuerto de Cuernavaca. Y ahora mismo, ausente una protesta en este sentido por parte de los candidatos a gobernador de Morelos. ¿Qué esperan? Que resucite don Lauro para que Tetlama levante el vuelo?.. (Me leen después).

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]