compartir en:

Hombres y mujeres sin trabajo hay, hace tiempo lo perdieron y no han encontrado otro. Porque cómo hallarlo si en Morelos el desempleo es viejo, crónico. Muchos conservan sus carritos, ni viejos ni nuevos pero funcionando, y en sus cacharros tienen un potencial de ingresos habilitándolos como taxis colectivos con itinerarios fijos y tarifas más baratas que los convencionales, parecidos a los “peseros” que hubo en ciudades y subsisten en pueblos pequeños. En Cuernavaca circularon a mediados de los setenta, sustituyeron durante una o dos semanas a los autobuses urbanos de entonces (todavía no nacía el sistema de “rutas”), cuyos permisionarios exigían un aumento de la tarifa, creo que de 45 centavos a un peso que al final fue de 80 céntimos gracias a la presión que ejercieron los “peseros”. Fue una “jugada” habilidosa contra la voracidad de los permisionarios de los camiones agrupados en los llamados “sindicatos patronales”, dueños de las líneas popularmente conocidas como “Urbanos”, “Chapultepec” y “Chocolates”. Los usuarios hubieran preferido que se quedaran los “peseros”, más cómodos que los autobuses “trompudos”, conducidos aquéllos por vecinos conocidos de las colonias y pueblos en las que temporalmente prestaron servicio, rápidos los recorridos en una ciudad con menos automotores que ahora cuando el promedio es de una persona por cada tres vehículos. Pero aunque hablamos de otros tiempos todavía se puede, dando la Secretaría de Movilidad y Transporte  (SMyT) permisos provisionales de taxis “peseros” a coches particulares e incluso a propietarios de taxis concesionados para bajarle los humos a las organizaciones de permisionarios de “ruteros” que mantienen a maltraer al titular de la SMyT, Jorge Messeguer Guillén. Llevan semanas pidiendo la renuncia de éste que por supuesto no les concederá el gobernador Graco Ramírez, pues ello sería una muestra de debilidad política y débil ha demostrado Graco no ser. Este martes un grupo de ruteros le tendió una emboscada a Messeguer en la sede de Cataluña del Congreso Estatal. Citado para que compareciera ante los diputados de la Comisión de Tránsito, Transporte y Vías de Comunicación, naturalmente no fue. Para no decir otra palabra, de tonto va. Los ruteros le tenían preparado un “numerito” de gritos y sombrerazos, con mantas exigiendo su renuncia; alguien del “congrueso” o de la misma SMyT les avisó que Messeguer iría, él se enteró de la celada y el diputado del Partido Nueva Alianza, Francisco Santillán Arredondo, quien ahora juega el rol de oposición, anunció para la sesión de ayer la presentación de un punto de acuerdo exhortando al Gobernador a que le pida la renuncia a Messeguer. “Por faltarle el respeto al Congreso del Estado y a los transportistas”, dijo. Sumados los diputados integrantes de la dicha comisión, Ricardo Calvo Huerta, Jesús Escamilla Arredondo, Julio Yáñez Moreno y Anacleto Pedraza, Santillán sentenció: “A este Congreso se le respeta. ¿Quién se cree (Messeguer) para faltar a la autoridad soberana y autónoma del Congreso del Estado? ¿Que es quien tiene la facultad para hacer que determine lo que tiene que hacer en leyes de ingresos? Hoy tenía que venir a explicarnos por qué está pasando eso (…) decirnos qué está pasando con el tema de Uber (…) decirnos qué pasa con todos esos cobros excesivos (…) decirnos por qué no se les escucha (a los ruteros)”. ¿Pero cuáles “cobros excesivos”? Está el refrendo de concesiones de rutas y taxis, fijados originalmente en 12 mil y 10 mil  pesos, respectivamente, y luego rebajados a mil 400 y 4 mil 500 en el acuerdo de noviembre pasado entre el Ejecutivo y transportistas que incluyó la condonación al cien por ciento en multas y recargos generados por incumplimientos en pagos de derechos correspondientes a los ejercicios fiscales 2013, 2014 y 2015. O lo que es lo mismo: darles la mano para que luego quieran todo el cuerpo, pero no los automovilistas particulares a quienes Messeguer no da ni agua… A CUAUHTÉMOC Blanco le  bastaron dos minutos para decir su mensaje por los primeros cien días como alcalde de Cuernavaca. No así a su empleado de la (des) Coordinación de (in) Comunicación Social que redactó este bodrio gramatical, lo “corrigió” y le quedó igual: “…Enviamos un cordial saludo, aprovechamos su atención para brindar una mejor atención y espacio dentro del Museo de la Ciudad de Cuernavaca (MUCiC), el día lunes en la presentación a realizarse con motivo de la presentación de los avances de los 100 días de la administración municipal”… ¡Guácala!.. ME LEEN MAÑANA.

Atril
José Manuel Pérez Durán

[email protected]