compartir en:

De lo que se habla es de una devastación que ni en las épocas de la Independencia y la Revolución de México vivieron Morelos y otras entodades, para cuya reparación se necesitarán sumas enormes de dinero. Por eso lo sustancial de que los partidos políticos aporten recursos para la reconstrucción, así que cabe esta perlita, textual: Diputado federal por Morelos, Matías Nazario Morales ratifica la iniciativa presentada por el grupo parlamentario del PRI para que los 6,800 millones de pesos que se les entregarían en 2018 a los partidos sean redirigidos a la reparación de daños y apoyo inmediato de los afectados por el sismo reciente. De ahí la suscripción por parte del también aspirante a gobernador a las iniciativas Cero Dinero a los Partidos y de reforma constitucional Cero Diputados Plurinominales (federales y locales) y Senadores que de ser aprobada contribuiría con 11,600 millones de pesos adicionales para la reconstrucción de zonas dañadas por los temblores. Afirmó no sin razón: todos los partidos, no solo el PRI, deben renunciar al resto del financiamiento público de 2017, con lo cual se pondrían a disposición de los damnificados otros mil millones de pesos, reencaminados los recursos que reciben las organizaciones políticas a las familias que sufrieron afectaciones por los movimientos telúricos porque esa es la voluntad de la sociedad civil mexicana... Andando el tiempo, el rostro de Morelos será otro después del sismo del pasado martes 19. No ocurrió así el jueves 19 del mismo mes, septiembre, pero de 1985. En algunos puntos específicos el cambio del paisaje será muy notable. Ejemplos: luego de 79 años desaparecerá el chacuaco del ingenio de Zacatepec, que será demolido; en Cuernavaca puede que suceda lo mismo con el edificio del PRI, viejo, ruinoso y, según los que se dicen enterados, lechería hace un titipuchal de años, y en El Calvario no existirá más el edificio de departamentos Alonso. La precisión: “El Negro Cinta” le llamábamos sus amigos. Arquitecto de profesión y cronista por pasión, Víctor Cinta Flores era sencillo a más no poder. Diríamos coloquialmente si hoy conversáramos: no como otros que les ponen mucha crema a sus tacos, protagónicos, insuflados, presuntuosos y más de uno asesino reincidente de la gramática. Fallecido en enero del año pasado, el 28 de enero de 2014 escribió en su columna “Teodolito”: En la acera opuesta, hacia el poniente destaca el edificio Victoria, y frente a éste, el edificio Alonso, ambos proyectados y construidos por el arquitecto Leopoldo del Portillo Cárdenas, el mismo que proyectó y dirigió la edificación del Palacio de Gobierno y el Cine Ocampo entre otras estructuras arquitectónicas de importancia para la ciudad… Ominosos, los números salieron de la reunión, anteayer, entre el secretario de gobierno Matías Quiroz Medina, alcaldes y gente del Instituto Nacional de Antropología e Historia: 25 conventos y 20 ex haciendas dañados, de 400 monumentos catalogados por el INAH como históricos, 300 presentan daños; también 38 de 529 hoteles y 10 de 46 balnearios. De manera paralela, en la Reunión de Avances para la Reconstrucción de los Estados Afectados por los Sismos que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto, el gobernador Graco Ramírez estimó en más de tres mil millones de pesos los daños a monumentos históricos en Morelos, mil viviendas afectadas, dos hospitales y 17 escuelas de educación básica que deben volver a ser construidos. De este tamaño es la destrucción que, sin embargo, es reparable en términos generales, no así las vidas lamentablemente perdidas por el sismo del 19, de acuerdo al último corte de la Coordinación Nacional de Protección Civil, 343 desglosados así: 204 en la Ciudad de México, 45 en Puebla, 6 en Guerrero, 74 en Morelos y uno en Oaxaca. Además de edificios particulares y públicos, iglesias de la Colonia y otros monumentos históricos a los que los sismos del 7 y el 19 de este mes causaron afectaciones totales o parciales, en la capital del país, el estado de México, Oaxaca, Chiapas, Puebla y Morelos hay diez mil escuelas dañadas, y de éstas cuatrocientas deberán nuevamente construidas… Mes este de huracanes, en Morelos lleva semanas lloviendo a cántaros, con más el segundo sismo que el primero, nos tiene traumados (entra la brisa por la ventana, se mueve el cable del ventilador de trecho y brincas pues crees que está temblando) y para acabarlo de amolar, el baño de ceniza que durante seis horas nos obsequió el Popocatépetl, anteayer. Algo monstruoso está pasando en el planeta Tierra que lo único que falta es que Godzilla nos haga pipí… ME LEEN EL DOMINGO.

 

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]