Desinflado porque el caso de la “Casa Blanca”, la no aclaración de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa después de dos años, la presencia en Los Pinos del antimexicano Donald Trump, el desaire de la candidata demócrata al gobierno estadounidense Hillary Clinton y más errores garrafales pusieron por los suelos la imagen de Enrique Peña Nieto, el PRI anda boqueando, necesita aire hacia la elección presidencial de 2018; le urge meter en prisión a al menos ex gobernador. Y mejor si es priista, para que los mexicanos crean el discurso inaudito contra la corrupción. ¿Pero cómo si el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, es descubierto despachándose con la cuchara grande, embolsándose un cheque por un millón 275 mil pesos como “indemnización” por dejar el puesto  de director de la Comisión Federal de Electricidad? ¿De qué manera si el gobernador con licencia de Veracruz, el priista Javier Duarte Ochoa, huye en un helicóptero del gobierno veracruzano o de la CNC, porque así lo tenía planeado desde que pidió y obtuvo licencia o debido a que le avisaron de que la Procuraduría General de la República se aprestaba a detenerlo? Para aparentar que la justicia es pareja en este país donde reina la impunidad, también hay orden de aprehensión contra el ex gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés; pero igualmente se peló. Imputados asimismo de haberse enriquecido mediante actos descomunales de corrupción, que se sepa aún no hay órdenes de arresto contra el ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, y el de Chihuahua, César Duarte. Ambos priistas, apenas dejaron el cargo se hicieron ojo de hormiga. En este contexto vino ayer Enrique Ochoa, a reunirse con priistas de Morelos en el hotel Villa Bejar. Los priistas de aquí, a quienes la imagen desastrosa de Peña Nieto también les ha pegado, y de ahí que pocos les arrienden las ganancias en las siguientes elecciones de gobernador, senadores, diputados federales y locales así como presidentes municipales. Por eso y porque llevan dieciséis años divididos, peleados, riñendo por despojos ahora y desde que en el 2000 perdieron la gubernatura y quedaron huérfanos del liderazgo de gobernador que no han tenido en tres lustros seguidos. Pero no será Ochoa quien reconstruya el tejido político de los priistas morelenses, de cuadros políticos chicos y medianos, de estructuras regionales, agrupaciones y sectores, visto por ellos mismos no como uno de los suyos con militancia auténtica, sino como un burócrata habilitado por Peña Nieto para presidente de su partido. Si reunificación hay, deberá darse desde el interior, intentada por los presidentes municipales, diputados locales y federales del PRI, y con mayor razón por los aspirantes a la candidatura del PRI a gobernador, entre otros, Juan Salgado Brito, Matías Nazario Morales, Jorge Meade Ocaranza, David Jiménez González, Jorge Morales Barud, Amado Orihuela Trejo, Guillermo del Valle. Aparentemente en esas andan, recientemente juntados sólo dos de tantos pretendientes en el rancho del ex alcalde Morales, pues nadie tiene capacidad de convocatoria absoluta. Si no, ¿quién es capaz de juntar a todos en una comilona, pública o privada, pero con la condición de que las patadas por debajo la mesa no sean parte del menú?.. Y por su cercanía con la Ciudad de México, su clima y vegetación todavía envidiables, a los suspirantes a la Presidencia de la República les encanta venir a Morelos. En los primeros días de este mes abrió la pasarela el aún gobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle, en un salón de fiestas del Paseo Cuauhnáhuac. Hablo de lo que quiso, menos del niño de 13 años al que su policía mató con una bola de goma, el 9 de julio de 2014 durante un enfrentamiento con pobladores de San Bernardino Chalchihuapan, Pue. Y este lunes Margarita Zavala, la esposa del ex presidente Felipe Calderón, el de la guerra fallida contra el narcotráfico que causó cien mil muertos. Discurseó que corrupción hay en todos los partidos políticos, en unos más que en otros, pero no recordó que en enero de 201, antes de que sui cónyuge dejara la Presidencia, su prima Marcia Matilde Gómez del Campo fue absuelta penalmente de la muerte de los 49 niños que ocurrieron en la guardería ABC de Hermosillo, Son., propiedad de la parienta de Margarita. Por lo demás, que a la reunión convocada por la Zavala no haya ido el ex gobernador Marco Adame, es significativo, y acto de lealtad la inasistencia de Javier Bolaños pues con el proyecto de Ricardo Anaya Cortés está… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...