compartir en:

Iniciadas el 15 de febrero, para el 14 de este mes que los trabajos de la Plaza de Armas sean inaugurados habrán costado cuarenta y nueve millones de pesos y transcurrido seis meses. Esa es la idea, pero sobre todo que los comerciantes ambulantes y semifijos no regresen a la propia explanada de frente al Palacio de Gobierno. Lo cual significa que los “puestos expendedores” que el Ayuntamiento entregará este día a unos veinte mercaderes serán para que se instalen en la periferia de la plaza flamante, no en el centro de la misma. Reiterado el convenio de la Dirección de Gobernación, Normatividad y Comercio en Vía Pública, señala la reubicación que tendrá lugar hoy pero omite a los comerciantes que se encuentran amparados, así que, aunque necesario, el cambio avizora resistencias. Esto por un lado, y por otro el anuncio de la secretaria estatal de Obras Públicas, Patricia Izquierdo Medina, confirmando el arranque del proyecto de la nueva sede del Congreso del Estado, prevista una inversión ya no de quinientos millones de pesos sino de trescientos setenta y dos, el cálculo de que las obras durará un año y la ambigüedad de si tendrá lugar o no en el predio conocido como  “Rancho Colorado”, en el costado poniente de la nave principal del mercado Adolfo López Mateos. Esta localización sería un error garrafal, pues complicaría aún más el tránsito peatonal y vehicular, visto así por el sentido común ante la expectativa, además, de una obra que no es prioritaria y una inversión que debería ser destinada, por ejemplo, a la construcción de un pasaje comercial para los ambulantes y semifijos del Zócalo… DE UN correo electrónico enviado al columnista por el lector que remite con el nombre de José Castillo Estrada: “Los vehículos nuevos, tendrán que pasar una verificación rigurosa y castrante, mientras que los vehículos carburados viejos como el mío (Wagoner 1985) no podrán pasar ninguna. El estado está lleno de vehículos viejos, porque la recurrente crisis no da capacidad de ahorro para adquirir uno nuevo. En documentos adjuntos le detallo los pormenores. El mentado sistema de verificación es virtual,  sí existe corrupción en los verificentros, muchos (automovilistas) compran la calcomanía, los del transporte público lo hacen por flotilla, si realmente se aplicara un programa de verificación real, las 3/4 de los vehículos en Morelos no la pasarían. El programa es anticonstitucional, porque nació en 1996 ignorando que la ley no es retroactiva, y es discriminatorio porque los vehículos nuevos que no pasen una verificación en una escala del 1 al 10, siendo el 10 la óptima, pasarían cómodamente las verificaciones del 1 al 9, mientras que los carburados con trabajos pasaran la escala del 1, Este programa es sólo para sacar dinero a los ciudadanos, y no existen estudios científicos que verifiquen que con él se haya abatido la contaminación en ninguna parte del mundo. (…) 13 de junio del 2016. (…) Biólogo Noé Nañez González, director de Gestión Ambiental de la Secretaria de Desarrollo Sustentable del Estado de Morelos. Hoy  leí sus declaraciones  respecto a la verificación vehicular que pretenden instituir en el estado de Morelos. Existen aproximadamente 500 mil  vehículos de los cuales  el 20%, o sea 100 mil, son del servicio público de pasajeros, mismos que no visitan los centros de verificaciones porque compran las calcomanías. Se estima que sólo verifica el 40%,  (200 mil), y es probable que el 70%  (140 mil) compran la calcomanía porque nuestras carcachas nunca podrán pasar los estándares de verificación actuales y menos los por venir.
La Ley de equilibrio Ecológico entró en vigor en Morelos con la Dra. Úrsula Oswal Spring, en 1994 ó 96. Nos aplicaron a todos la norma de la verificación ignorando el art. 14 constitucional. La ley no es retroactiva. El programa  inició a cargo de la Policía de Tránsito, misma que les fue retirada y otorgada a Canacintra (Cámara Nacional de la Industria de la Transformación). Los ganones de esa época fueron Sergio Estrada Cajigal y Gerardo Becerra Pérez, que controlaban los verificentros y que no trasformaban nada. Con esta medida despojaron al gobierno del ingreso correspondiente por las verificaciones, dizque por corruptos (pero) la corrupción no disminuyó…” Pues sí… POR CIERTO, advertido cierto ex Gobernador por cierto ex alcalde, de que no se meta en cuestiones privadas que no le conciernen, aquél ha asegurado que no lo volverá a hacer… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]