compartir en:

Noche del domingo pasado en Chamilpa. Un hombre de 34 años es retenido por un grupo de vecinos. Presunto violador de niñas, es llevado a la plaza principal donde lo tunden a golpes. Pudieron lincharlo, pero por fortuna se impone la cordura y lo entregan a la policía… 18 de octubre de 2011. El invierno que aún no llega adelanta una noche fresca, sin embargo poco tardará para que Tetela del Volcán hierva. Basta un chispazo para que la muchedumbre se salga de control. Alguien arroja la primera piedra, otro asesta el primer golpe y en segundos el tumulto se torna demencial. La gente ha sido alertada de que los “ronderos” del comité de vigilancia han asegurado a cuatro hombres y una mujer. Afirman que se dedicaban al secuestro y al robo de vehículos, así que los amarran al asta bandera del zocalito. Incontenibles, reunidos más de mil lugareños golpean a los autoconfesados ladrones y secuestradores, el mayor de ellos de 41 años y ella menor de 25. Les arrancan la ropa, los dejan en paños menores. Ya de madrugada y tras horas de discusión desisten de lincharlos, persuadidos de que la autoridad municipal los entregará al Ministerio Público (MP)… Tepoztlán, marzo de 2004. En medio de la oscuridad de los primeros minutos de un fin de semana y la complicidad del vecindario, un cuarentón es lapidado. El parte policíaco consignará que se dedicaba a robar casas. Su cuerpo queda tirado frente a una tienda del barrio. El agente del MP y los policías judiciales enviados de Cuernavaca para la diligencia del levantamiento del cadáver llegan dos horas después de consumado el homicidio a pedradas, del cual “no hay testigos”. Sólo treinta y seis horas antes, cuatro elementos de la Policía Metropolitana por poco son linchados en la comunidad cercana de Ahuatepec. Pretextan un “operativo mixto” contra el narcomenudeo coordinado por policías de la Agencia Federal de Investigaciones, pero la versión de los lugareños es que los agarraron robando en comercios y atracando borrachos. En los vehículos oficiales hallan un cartón de cervezas agotadas, un paquete “de vegetal verde” parecido a la mariguana, una navaja, mochilas y discos “piratas” requisados a comerciantes del lugar… En la primera semana de agosto de 2003, la suspensión de una obra particular no autorizada por el Ayuntamiento da cauce a la violencia en Tepoztlán. Se reúnen cincuenta lugareños. Los hijos del propietario de la edificación agarran a batazos a un policía municipal que va a parar al hospital “José G. Parres”. Lesionado, el síndico José Antonio Rodríguez Lesso también saca lo suyo. Al día siguiente, un camión de la empresa Lasser se desplaza por la carretera Puente de Ixtla-Cuernavaca. Dos ladrones “pasan a la báscula” a los pasajeros: un relojito por aquí, una cartera por allá. Los pasajeros se arman de valor y se les van encima. Uno de los delincuentes alcanza a huir llevándose el botín, pero el otro es masacrado a golpes y ahorcado con una venda. Cuando pasa el autobús por la caseta de Alpuyeca, los pasajeros simulan pedir auxilio. Dicen que llevan un herido, pero callan que ya está muerto…  Madrugada de septiembre de 1992 en Zacualpan de Amilpas. Una turba enardecida lincha a dos policías preventivos de nombres Marcos Villafán Montanes y José Santos Caballero que horas antes habían asaltado a un matrimonio. La gente alega que con anterioridad entregaron a dos violadores a la Policía Judicial pero que el agente del MP de Jonacatepec soltó a uno… Yautepec, 14 de diciembre de 2009. Agolpado un centenar de hombres y mujeres a las puertas de la sala de audiencias orales, exige a la juez Elvia Terán les entregue a un cuarteto de bestias que violó y asesinó a una niña de ocho años. Apresados por la Policía Ministerial y sometidos a pruebas periciales, la Procuraduría General de Justicia informa que los cuatro dan positivo como violadores, de modo que no aplica el concepto de “presuntos delincuentes”. Con tal de que sean sacados de la reja y se los pongan a modo, el grupo asegura que “solamente” quieren darles una golpiza, pero su verdadera intención de lincharlos es conjurada por la presencia de policías ministeriales y de la Preventiva Estatal… Sobre linchamientos intentados o consumados hay antecedentes a pasto, con más en comunidades rurales aunque también suelen ocurrir en países del llamado primer mundo. Reacciones bárbaras, atroces, de gente buena que pierde los estribos haciéndose justicia por propia mano. Casos recurrentes que preocupan a la sociedad y a la autoridad, pero no atemorizan a los delincuentes... ME LEEN MAÑANA.