compartir en:

Tuvieron que pasar treinta y nueve años de que fuera fundado el municipio de Temoac, y dos de que el gobernador Graco Ramírez propuso la creación de cuatro municipios indígenas, para que este miércoles fueran aprobados por el Congreso Estatal… Tras una lucha que lideró el luchador social Vinh Flores Laureano, los pueblos de Amilcingo, Popotlán, Huazulco y Temoac lograron separarse del municipio de Zacualpan de Amilpas. Un año antes, recién asumida la gubernatura por Armando León Bejarano, Vinh apareció muerto a balazos en un barranco del costado de la carretera Cuautla-Izúcar, en el límite exacto de Morelos y Puebla. Profesor de profesión que se opuso a la desaparición de las escuelas normales rurales, entre ellas la de Amilcingo, Laureano tenía 26 años la última vez que fue visto con vida saliendo de Jonacatepec en su Volkswagen. El contexto: en la “guerra sucia” de los setenta la Brigada Blanca asesinaba a comunistas, y Vinh, de quien se decía se enroló en las Juventudes Comunistas y estudió en la Unión Soviética, para el gobierno tenía el perfil de un agitador acaso proclive a la guerrilla. Un año antes de la fundación del municipio de Temoac, en la celda de la  entonces ayudantía fueron quemados vivos tres agentes y un “madrina” de la Policía Judicial, sorprendidos cuando intentaban extorsionar al curandero del pueblo. La oposición de Bejarano y diputados a la erección de Temoac como el municipio treinta y tres fue porque no tenía el mínimo de diez mil habitantes que establecía la Constitución de Morelos, y que tampoco era autosuficiente en términos económicos. Pero luego de horas de discusión y acosados por la multitud proveniente de los cuatro pueblos que se agolpaba en la Plaza de Armas, los del gobierno cedieron y los de Temoac ganaron. Posteriormente, el requisito constitucional de diez mil habitantes fue aumentado a treinta mil, citado este número pues no lo tienen Amilcingo (3,200), Xoxocotla (5,600), Hueyapan (6,000) y Coatetelco (9,000) que respectivamente se desprenderán de los municipios de Cuautla, Puente de Ixtla, Tetela del Volcán y  Miacatlán. A propósito de esta condición, el diputado Javier Montes Rosales, presidente de la Comisión de Pueblos Indígenas, postuló en la tribuna que dados los antecedentes históricos de carácter indígena no resulta necesario que las comunidades indígenas cuenten con más de 30 mil habitantes ni tengan potencial económico para que alcancen su objetivo de constituirse en municipios libres. Así, el dictamen de la reforma al inciso “d” y la adición de dos párrafos a la fracción XI del artículo 40 de la Constitución será enviado a los 33 ayuntamientos. Seguramente la mayoría lo aprobará en el plazo de treinta días, excepto quizá los cuatro que perderán territorio, habitantes y recursos provenientes de las participaciones federales… Tratándose de un tema histórico, aquí éstos que el columnista publicó el 20 de enero de 2013: El Estado de Morelos tuvo originalmente 29 municipios. Esto cuando fue creado por decreto del presidente Benito Juárez, el 17 de abril de 1869, poco después de concluidas la Guerra de Reforma y la aventura imperial de Maximiliano y Carlota. Pero fue hasta 1930 que, dedicada la medida a los últimos cristeros que aún pretendían continuar la lucha contra los “ateos de la revolución”, el presidente Pascual Ortiz Rubio emitió un decreto por medio del cual se eliminaron los municipios con nombres de santos y en Morelos se aprovechó la ocasión para crear dos municipios, el de Emiliano Zapata, que antiguamente se llamaba San Vicente o San Francisco Zacualpan, y el de Atlatlahucan, que era una ayudantía de Tlayacapan. En 1840, el después municipio de Emiliano Zapata toma el nombre de San Vicente Zacualpan por quienes en ese entonces detentan la hacienda, los Vicente de Eguía. El 18 de diciembre de 1856, éstos matan a Nicolás Bermejillo, León Aguirre, Juan Bermejillo e Ignacio Tejera. Juzgados en septiembre de 1858 por su participación en el asalto, robo y muertes en las haciendas de Chiconcuac y San Vicente, fueron ejecutados a garrote vil en la Alameda de la Ciudad de México. Hasta 1932, Atlatlahucan era una ayudantía que pertenecía al municipio de Tlayacapan. Organizados los lugareños Ignacio y Efrén Bello, Praxedis Linares, Marcos Villalba, Aurelio Aranda, Rosendo Martínez y Crescencio González, alzaron a la gente para que su pueblo fuera reconocido como cabecera municipal. Conseguido su objetivo, Ignacio Bello fue nombrado primer alcalde y ocupó el cargo durante un año… ME LEEN EL DOMINGO.

 

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]