Más cantado que “las mañanitas” de Pedro Infante, el pase de perredistas a Morena lo adelantamos en varios Atriles. Tomada la batuta por René Bejarano, el operador político de la suya y la corriente solaztequista de Dolores Padierna que cobró triste fama como “El Señor de las Ligas” cuando en marzo de  2004 fue televisado el video que lo exhibió corrompido, recibiendo fajos de billetes del defraudador argentino Carlos Ahumada, orquestó el Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE) del que poco tardaron en surgir las defecciones de tres ex presidentes del PRD estatal (Oscar Rosas López, Juan Ángel Bustamante, Víctor Nájera Medina, Pedro Delgado).  Asimismo, otros tantos acaldes (Dulce Medina Quintanilla, Israel Andrade Zavala y Édgar Muñoz Sanabria, respectivamente, de Puente de Ixtla, Jonacatepec y Axochiapan). Incluidos en la desbandada perredista el tepozteco Anastasio Solís y de manera destacada el dos veces edil de Yautepec, Agustín Alonso Mendoza, si se han ido al partido de Andrés Manuel López Orador es por la obviedad de que desde ahora buscan candidaturas para el 2018. Y esto es precisamente lo que inquieta a los que ya estaban en Morena, legítimo su derecho de antigüedad y natural su temor de ser desplazados cuando llegue la hora de la selección interna de candidatos, no porque duden del lopezobradorismo de algunos de los renunciantes, como Agustín Alonso o “Tacho” Solís que, a diferencia de otros nuevos morenistas, en la primavera de 2015 se les vio solidarios en el bloqueo de apoyo al “Peje” contra el desafuero dictado por Vicente Fox. Pero no así otros tipo el ex diputado local Guillermo Mendizábal, que entonces dictaba “cátedra política” diciendo que “Andrés Manuel está equivocado”. Algo, el reparto de candidaturas a los militantes que ya estaban, a los recién llegados y a los que se afilien en los meses por venir, en lo que deberán ser muy cuidadosos el presidente estatal de Morena, Miguel Enrique Lucía Espejo, el senador Rabindranath Salazar y el mismísimo “Peje”. Hecho el boquete al PRD, la reacción de la dirigencia local del sol azteca fue confirmar la afiliación a este partido de los presidentes municipales de Jiutepec, Totolapan y Yautepec, Juan Manuel Agüero Tovar, María de Jesús Vital Díaz y Agustín Alonso Gutiérrez. Este último, por cierto, uno de los mejores o acaso el alcalde más destacado de los treinta y tres, habida cuenta el capital electoral que ha acumulado merced a políticas sociales como el transporte universitario y la construcción del campus de la UAEM en el municipio que gobierna. Vale advertir: Agustín II, que está resultando tan avispado como Agustín II, visto aquél quedado en el PRD pero nomás por ahora, pues yéndose ya le habría pegado de patadas al pesebre y pecado de ingrato, no obstante que ambos “huelen” a candidatos por Morena. Todo lo cual tiene que ver con la contienda por la gubernatura de 2018. Ente los mencionados y más están el candidato natural de Morena a gobernador, el propio “Rabín”, del que se supone lleva mano dada su relación con Andrés Manuel; Alonso Mendoza, cuya fuerza en la región de Los Altos ha venido extendiendo a más regiones de Morelos en donde promueve la creación de comités municipales del MNE; el rector de la Universidad estatal, Alejandro Vera Jiménez, si llegado el momento de la designación de candidaturas le es propuesto al mismo presidente de Morena y éste le ve patas de gallo para ganar la elección… y hasta el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, por uno de esos accidentes que suelen ocurrir en la política, lo que dicho sea paso enojaría a su supuesto o real protector, el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. Erosionado el PRD, alicaído el PRI, envalentonado el PAN y recién caída en el estado de México la alianza electoral que parecía pintada de azul y amarillo, ello prefigura uno de los elementos hacia la elección de gobernador de Morelos en el 18. Un panorama de aspiraciones gubernamentales en el que por parte del PAN lleva mano Javier Bolaños Aguilar, sin más prospectos perredistas que Matías Quiroz Medina y José Manuel Agüero, obesa la lista priista con otros y Matías Nazario Morales, Jorge Meade Ocaranza, Guillermo del Valle Reyes, David Jiménez González, Juan Salgado Brito y el anuncio de la renuncia al PRD del terrible Fidel Demédesis Hidalgo, igualmente con la mirada puesta en Morena. Aventajando en todas las encuestas, López Obrador jalará votos para él, pero también para los demás de Morena. Por eso la desbandada de políticos perredistas…ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]