¿Alteró el “destape” de José Antonio Meade Kuribreña el escenario de los aspirantes a la candidatura del PRI a gobernador de Morelos? ¿Modificó, cambió las posibilidades de cada cual? A Matías Nazario Morales se le sabe cercano al dirigente del SNTE, Juan Díaz de la Torre, que a su vez trabajó durante meses en la reforma educativa con el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, quien es mencionado como el posible coordinador de la campaña de Meade. Lo que sí, que afuera del partido tricolor la especie causó algún desconcierto. Despistado, un sujeto despistado presumía el primer apellido del delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Jorge Meade Ocaranza, asegurándolo pariente de Meade Kuribeña, lo que es mentira. En términos generales todos mantienen su pretensión; que se sepa, ninguno de ellos es amigo o enemigo del virtual candidato presidencial, así que persiste la lista de aspirantes: la senadora Lisbeth Arjona (las damas primero), el ex candidato a gobernador Amado Orihuela Trejo, el delegado del ISSSTE, Guillermo del Valle Reyes, accidentalmente demasiado próximo al gobierno perredista: Juan Salgado Brito y tal y tal, este último, pese a que su jefe Miguel Ángel Osorio Chong fue desplazado por la preferencia de Enrique Peña Nieto para el ahora ex secretario de Hacienda. El suspenso, pues, continúa… PORQUE no es la primera ocasión en que una agrupación de taxistas propone la implementación en Cuernavaca del “hoy no circula”, no pasará de ser una ocurrencia. El programa ha sido nefasto en la Ciudad de México, pues ni disminuyó la contaminación del aire y sí aumentó el parque vehicular. Tanto se dice en los medios de comunicación sobre las medidas emergentes en la CDMX, que en Morelos mucha gente está confundida. Les afecta el hecho de que todos los vehículos con láminas locales no deben circular allá un día por semana. Esto porque cientos de automovilistas de Cuernavaca, Jiutepec, Temixco, Zapata, Cuautla y Xochitepec viajan de lunes a viernes al ex Distrito Federal por razones de trabajo o estudio. Habituados al coche, se resisten a desplazarse en autobuses y una vez allá a usar el Metro, taxis y micros. Se quejan: ni que fuéramos chilangos. Pero en cierto sentido sí, siendo como es Morelos parte de la Megalópolis que integran la CDMX así como las zonas conurbadas del nuestro y los estados de México, Puebla, Tlaxcala e Hidalgo. Dicho en otras palabras: tan cerca del ex De Efe y tan lejos de Dios, porque sin tener culpa del smog que asfixia a los capitalinos nos afectan las medidas que impone la Comisión Ambiental de la Megalópolis. Y no hay de otra; las circunstancias lo ameritan así paguemos justos por pecadores. El problema del envenenamiento atmosférico que causa daños a la salud de las personas viene de décadas atrás, advertido por científicos expertos en el estudio del medio ambiente pero soslayado por los políticos hasta que la crisis los agarró como al Tigre de Santa Julia. En abril del año pasado ordenaron que los camiones de carga transitaran en la CDMX sólo de las diez de la noche a las diez de la mañana, pero lo siguieron haciendo todo el día. El “hoy no circula” es una medida emergente pero no la solución; lo que necesitamos en Morelos es un transporte masivo no contaminante. Una “suspensión escalonada” sería la de “un día sin taxis” que saque de las calles de Cuernavaca a la mitad o la cuarta parte de los taxis para que, además de equilibrar la oferta con la demanda, aligeren el tráfico vehicular y sea menor la emisión de gases contaminantes. Y por supuesto, materializar la cacareada modernización del transporte que por años la autoridad ha blandido como una amenaza incumplida. Ahora mismo el titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte, David Martínez Martínez, amaga con esto que seguramente no sucederá: que antes de que finalice el año saldrán de circulación 240 unidades del transporte público cuya antigüedad supera los diez años de ley. O la utopía de la vieja idea del tren urbano sobre el camellón del Paseo Cuauhnáhuac, inicialmente del hospital regional del Seguro Social a la colonia La Joya y andando el tiempo a partir de ahí pasando por el Cañón de Lobos hasta Cuautlixco. O el ideal de los automotores eléctricos e híbridos. Habida cuenta los crecimientos exponenciales de la población y de vehículos de servicio público y particular, esto que ahora parece fantasía debería ser realidad… antes de que la crisis chilanga nos alcance… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]