compartir en:

Se confabulan dos o más personas para causar daño a otra  u otras. Ejemplo: las bandas criminales se confabulan para  secuestrar, asaltar bancos, defraudar. Planean en la clandestinidad para delinquir y obtener dinero. Pero la confabulación puede ser, también, política, una maniobra secreta contra alguien o algo. La confabulación fue la palabra que usó el gobernador Graco Ramírez, el martes en rueda de prensa realizada en la Ciudad de México, para definir  el activismo del rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez; del obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, y de concesionarios de rutas. “En Morelos”, dijo, “se ha conformado una confabulación para hacer una campaña de ataque político al Gobierno del Estado”. Concretos los conceptos de Graco, no se anduvo por las ramas. Enumeró: con el aval del Episcopado de México (o lo que es lo mismo, de Norberto Rivera), aquí Ramón Castro ataca el matrimonio, viola la Constitución, la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los derechos humanos; Alejandro Vera está en apuros por un faltante de 440 millones (en la UAEM), líderes transportistas retardatarios se oponen a la modernización del transporte (el Morebús).  Y contrastó: en  tanto el gobierno que él encabeza es uno progresista que ha apostado al respeto a los derechos humanos (el matrimonio entre personas del mismo sexo) y la transparencia (la auditoría al crédito de 2 mil 800  millones de pesos), Vera se escuda en la autonomía de la Universidad para no rendir cuentas. (De 17 denuncias que la Auditoría Superior de Fiscalización ha presentado contra instancias oficiales de Morelos, 11 corresponden a la pasada administración estatal y 6 contra la UAEM, de las cuales 5 son de la gestión de Vera como rector). Día el de anteayer en que Morelos fue apunte nacional, varios coordinadores de grupos parlamentarios del Congreso de Morelos se reunieron con el auditor superior de la federación, Juan Manuel Portal Martínez. Fueron el presidente de la Mesa Directiva, Francisco Moreno Merino; Jaime Álvarez Cisneros; de Movimiento Ciudadano; Edwin Brito Brito, del Partido del Trabajo; Alberto Martínez González (PRI), y los perredistas Hortencia Figueroa Peralta y Julio Espín Navarrete. Por separado Francisco Moreno hizo una declaración a medios, insistió en que Vera deje el cargo de Rector, para no lesionar el prestigio de la UAEM por la malversación de recursos millonarios en 2013 y 2014; urgió a la procuradora general de la República, Arely Gómez, a que acelere los 90 expedientes penales contra distintas autoridades y, en el caso de la denuncia contra la UAEM, que se castigue “a quien resulte responsable”. O sea… Ya por la noche, el nuevo noticiero de Televisa que conduce Denise Maerker exhibió un “refrito” del caso de las fosas de Tetelcingo. No dijeron nada nuevo, ilustraron la nota con imágenes de archivo, Javier Sicilia se regodeó asumiéndose como ejemplo de activista social, pusieron escenas de éste, de Vera, del obispo Castro, y naturalmente Sicilia no confesó que por su activismo político cobra 90 mil pesos mensuales en la UAEM. A esto Graco respondió en una declaración que ayer apareció en algunos periódicos. Señaló que el de las fosas de Tetelcingo es un tema aclarado por la Fiscalía General del Estado (FGE) y sus resultados se darán a conocer próximamente. E hizo más precisiones: que al trascender el descuido y la irregularidad forense con la que fueron depositados los cuerpos de más de 100 personas, no reclamados por sus familiares ante el Ministerio Público, la Fiscalía tomó cartas en el asunto; fue identificado el ex procurador de justicia, Rodrigo Dorantes, como el responsable de haber permitido la exhumación en condiciones irregulares; luego  del proceso que la FGE llevó a cabo los cuerpos están plenamente identificados e inhumados como corresponde (en el panteón Jardines del Recuerdo, en Cuautla) y en breve la FGE y la Comisión Nacional de Derechos Humanos así como la estatal entregarán el informe final del procedimiento de Tetelcingo. Sin embargo, el complot político versus Graco no quedó ahí; siguió ayer con la caravana encabezada por Vera y Sicilia llevando a algunos de los autollamados “líderes del transporte” a la Secretaría de Gobernación y al Senado de la República. Mientras tanto, el martes anterior el panista Javier Bolaños Aguilar era designado presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados; dio otro paso rumbo a la candidatura a gobernador de 2018, pero eso es pan de otra canasta…ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]