compartir en:

Con el “volado” que está en el aire, mucha gente pregunta: ¿será o no destituido Cuauhtémoc Blanco del cargo de presidente municipal? En este como en cualquier litigio, la moneda tiene dos caras: Jaime Álvarez Cisneros, diputado por el partido Movimiento Ciudadano que por eso del debido proceso y para no ser juez y parte se salió de la  Comisión de Gobernación y Gran Jurado, no sólo ve a Cuauhtémoc fuera de la alcaldía de Cuernavaca; también lo visualiza en el riesgo de ser encarcelado por falsear el requisito constitucional de la residencia para candidatos a puestos de elección popular. Advierte: “la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade) investiga el caso y podría solicitar al juez librar órdenes de aprehensión contra él y funcionarios que participaron en este engaño electoral (….) Se habla de revocar el mandato a Cuauhtémoc porque se presuponen faltas graves a la Constitución, en virtud de que no cumple con los requisitos de elegibilidad”… Pero otra es la opinión de Alejandro Smith Vázquez, ex presidente de la Barra de Abogados de Morelos: es un error que el Congreso local pretenda erigirse como ‘tribunal especial’ para revocar el mandato al edil de Cuernavaca; no es su competencia dirimir asuntos en materia electoral, mucho menos sobre asuntos prescritos o ya juzgados”... El secretario del Ayuntamiento, Guillermo Arroyo, comparte naturalmente este parecer: “no existe sustento jurídico para la revocación de mandato, los propios diputados la ‘extirparon’ de la ley y no existe esa figura (la revocación de mandato)…  Y Cuauhtémoc Blanco: “son chingaderas lo que están haciendo (los regidores que presentaron la solicitud de la revocación y los diputados que la apoyaron). A mí me gustan los trancazos, esto es de orgullo y vamos a demostrar a la gente que no hay temor y vamos a ver quién tiene más fuerza (…) Les están temblando las patitas”. Obligadas las comillas, lo son más cuando del lenguaje “coloquial” del ex futbolista profesional se trata, que habla como lo hace tanta gente del pueblo y eso nomás a los mojigatos escandaliza. Se defiende como gato boca arriba y a ello tiene derecho, pero habla sólo de lo que le conviene, evade la verdad que es pública y notoria: no es, nunca ha sido de Cuernavaca; contratado por los hermanos Roberto y Julio Yáñez Moreno y Eduardo Bordonave mediante el pago o no de siete millones de pesos para que fuera el candidato del Partido Social Demócrata (PSD) a la alcaldía cuernavacense, llegó del ex De Efe para hacer campaña proselitista; mintió ostentándose vecino de Cuernavaca, para lo cual recurrió a la burda maniobra de exhibir un contrato de arrendamiento, en este caso de la casa de Roberto Yáñez Vázquez, padre de Julio y Roberto, con la que el Ayuntamiento entonces encabezado por Jorge Morales Barud le extendió la constancia de residencia para que el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana registrara su candidatura. Para Cuauhtémoc “no es tema” de discurso que él y su apoderado José Manuel Sanz Rivera, el todavía secretario técnico del Ayuntamiento citadino, presuntamente cometieron delitos electorales, entre ellos, alteración del Registro Federal de Electores, del Padrón Electoral o del listado de electores. Además, participaron en la expedición ilícita de una o más credenciales para votar con fotografía, según consta en el expediente FED/FEPADE/UNAI-MOR/0001520/2 de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales de la Procuraduría General de la República. El expediente fue abierto por la Fepade para indagar el contrato de prestación de servicios celebrado  a fin de que el ex futbolista profesional fuera el candidato del PSD a presidente municipal de Cuernavaca a cambio de siete millones de pesos. Cuauhtémoc tampoco habla de que el 2 de agosto de 2016 el español Sanz fue denunciado en la Secretaría de Relaciones Exteriores por haber perdido la nacionalidad mexicana, pero días después exhibió documentos para acreditar su presunta nacionalidad mexicana y residencia en Cuernavaca, entre otros la carta de naturalización folio 3373, la credencial de elector del INE expedida en 2015… y la constancia de residencia en la misma casa de Yáñez que Cuauhtémoc. Aparte los delitos electorales en los que haya incurrido, Cuauhtémoc Blanco mintió, engañó a la gente de Cuernavaca y eso sólo tiene un nombre: inmoralidad. Pero según él mismo presume, en la Ciudad de México tiene “personas que lo apoyan”. ¿En la Secretaría de Gobernación o dónde?... ME LEEN EL DOMINGO.

Atril
José Manuel Pérez Durán
[email protected]