compartir en:

La Procuraduría General de la República (PGR) atestiguará la clausura de la fosa en Tetelcingo, anunciada para hoy por el fiscal Javier Pérez Durón la exhumación y traslado de 113 cuerpos al panteón Jardines del Recuerdo de la colonia El Empleado, también en Cuautla. Con el tema de las sepulturas clandestinas ha hecho política el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y posible aspirante a candidato independiente a gobernador, Alejandro Vera. Aliado político de éste, Javier Sicilia, representantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y de colectivos de búsqueda de personas desaparecidas se reunieron en la víspera con la procuradora Arely Gómez González. Todo eso con motivo de la fosa polémica, justo el reclamo civil de la identificación de los cadáveres pero soslayada la parte de la presunta responsabilidad de Rodrigo Dorantes Salgado. Fue él quien siendo fiscal en marzo de 2014 tuvo conocimiento de las inhumaciones en el predio que para ello no contaba con los permisos de las autoridades respectivas. Renunció en julio del año pasado, emigró a Durango como delegado de la PGR,  salió del escenario  local, se podría decir que “se evadió” de la justicia morelense. Ello debido a que Pérez Durón confirma la existencia de una carpeta de investigación abierta, así que alguien debe pagar. Lo sabe la señora Gómez, pero la pregunta es si procederá destituyendo a Dorantes, al menos temporalmente hasta en tanto no concluya la investigación que deslinde responsabilidades en mandos medios y superiores  de la Fiscalía… MUDADA la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT), desconcentra la tramitología de cientos de personas en la Base Zapata pero la ubicación no es la mejor, complicado el tránsito vehicular en la zona del Paseo Cuauhnáhuac, puerta de entrada a Cuernavaca y de salida a Jiutepec, Yautepec y Cuautla, insufrible para miles de automovilistas y usuarios de “rutas” en las horas pico. Pero salvados el personal y la gente que hacía trámites en el edificio viejísimo del antiguo hotel Mandel que ocuparon la SMyT y su antecesora, la Dirección de Policía y Tránsito (DPyT) que cuatro décadas antes estaba atrás del Palacio de Cortés y por eso llamada Base Cortés. El portón miraba a la terraza de los murales de Diego Rivera, abajo de la cual funcionaba la terminal de los autobuses Estrella Roja. Era en realidad un corralón para vehículos y cachivaches de la DPyT que encabezaba el coronel Enrique Corona Morales, con oficinas en los bajos de la espalda del Palacio de Gobierno. Cambiada a fines de los setenta a lo que fuera el Hotel Mandel, tres o cuatro años después fue demolida la Base Cortés, durante el gobierno de Lauro Ortega para la construcción del Palacio de la Justicia, y derruido en la misma época el galerón de la discoteca Kaova que albergaría el edificio de juzgados, igualmente arrasadas la Posada Cortés y la cantina Boulevard en la esquina de Las Casas y Leyva. La edad del Mandel se remontaba a los cuarenta o cincuenta del siglo pasado, levantado por un estadounidense de igual apellido. Otros hoteles de aquellos tiempos fueron el Chulavista, el Bellavista, el Marik y el Casino de la Selva, asimismo ya inexistentes. Treinta años después hicieron crisis los problemas financieros de míster Mandel, debía hasta la camisa, el hotel le fue embargado y en 1979 adquirido para el Gobierno del Estado por el gobernador Armando León Bejarano. Pero debieron pasar treinta y cinco años para que en abril de 2014 el personal de Fiscalía General del Estado, la SMyT y el Cuerpo de Bomberos fueran avisados de que deberían irse a otro lado. Unas mil personas de las tres dependencias sabían que debían mudarse pero por necesidades de trabajo aguantaban el peligro. Ruinosas, las que fueron habitaciones y oficinas administrativas del hotel extinto amenazaban desplomarse, visibles las cuarteaduras en el lado que da a la barranca y conocido que en los inicios del 2000 un peritaje de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas ya advertía el riesgo del colapso de la vieja estructura. Específicamente el área que luego ocuparía la SMyT soportó el sismo del 19 de septiembre de 1985, y en marzo y abril de 2003 aguantó temblores de menor intensidad pero no por ello menos inquietantes. Amplio el predio del Mandel, parece ni mandado a hacer para el proyecto de la nueva sede del Congreso Estatal, no prioritario pero vigente la inversión de 500 millones de pesos… ME LEEN MAÑANA. 

 

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]