compartir en:

Hacía años, muchos, que la gira al extranjero de un gobernador no reportaba inversiones grandes: 5 mil millones de pesos en el caso del viaje de Graco Ramírez a Japón que concluyó el viernes. Serán invertidos en diez plantas niponas establecidas en Morelos como Nissan, Bridgestone, Sekisui, Tachi-s, Tokai y otras.  Bien porque significan más empleos... LAS ALTERNATIVAS son tres: verificas o no verificas tu coche. Si lo haces, te costará tiempo y dinero, pero podrás ir a la Ciudad de México sin que los agentes de tránsito te multen, se lo lleven al corralón y pagues un dineral por la sanción y el arrastre de la grúa. O de plano acuden a una de esas “agencias” de gestoría, le pagas al “coyote” y emplacas tu auto en Guerrero. Así no sufrirás el calvario de la “verificadera”. Ejemplo. Centro de verificación vehicular de Cantarranas. Todo empieza con los turnos que asignan los hombres apostados en la banqueta. Llega el automovilista conduciendo, pensando equivocadamente que entrará al predio de unos quinientos metros. Pero no: deberá apuntar el número de su turno, buscar un lugar en las calles cercanas para estacionar, regresar a esperar que le toque turno, ir por el coche, ponerlo en la fila que le indique el empleado, dejarle la llave a otro que lo meterá en una de las cuatro bandas de verificación y aguardar –sentado o parado, pues sólo hay dos bancas– a que termine el proceso, que una empleada pegue la calcomanía, ya no en el medallón sino en el parabrisas, y le entreguen el coche, no sin antes pagar 497 pesos por la verificada más uno de la copia fotostática. Todo lo cual habrá llevado siete horas e incluso más. Furiosa, comenta una señora a otra desesperada que espera su camioneta: “Yo llegué a las siete de la mañana, a la una tenía que ir por mis hijos a la escuela pero como aquí seguía le tuve que hablar a mi marido para que se saliera un rato del trabajo y fuera por ellos. Ya son las dos y sigo esperando mi turno”. Todos se quejan, echan pestes por la lentitud del procedimiento y oneroso del trámite. Intercambian comentarios: “Lo que pasa es que nomás hay dos centros de verificación para todo Cuernavaca. Debieron poner más pero no quieren invertir”. “Está muy mal que no haya lugares para estacionar. Con lo caro que cobran por la verificación, más del doble que antes”. “Yo tuve que pagarle cincuenta pesos al señor de una taquería que está a seis cuadras para que me permitiera dejar mi coche en el cajón de estacionamiento de su negocio”. “Yo vine ayer temprano, a las tres de la tarde todavía no me tocaba turno, tuve que retirarme al trabajo, hoy regresé y ya llevo seis horas esperando”. Otros aventuran hipótesis: “El negocio debe ser de un político. Un negociote. Imagínate: 400 mil vehículos verificados dos veces al año a 500 pesos cada vez dejan 400 millones de pesos en los doce centros que hay para todo el estado”. No falta el “ecologista” que advierte señalando con el índice un letrero en la pared que publicita la calidad del aire: “Llevo toda la mañana viendo las bandas y todos los coches pasan la verificación, nuevos o viejos, todos pasan”. No, pues sí... DE niveles… y capacidades políticas: Mientras el diputado federal Matías Nazario Morales ha bajado recursos federales por cerca de 600 millones de pesos para obras en veintidós municipios, el delegado de la Secretaria de Desarrollo Social, Jorge Meade Ocaranza, promueve su aspiración a la candidatura del PRI a gobernador alardeando la entrega de lentes a 179 artesanos de Jantetelco, Totolapan, Temixco, Jiutepec, Yautepec y Amacuzac que costaron la cantidad irrisoria de 50 mil pesillos.  Ítem: tratándose de gastos propios en pre campañas, el diputado local por el partido Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros, ha invertido una millonada pretendiendo sustituir a Graco… antes de 2018… CUAUHTÉMOC Blanco presume ser un ciudadano como cualquier otro que detesta la política. Pero pronto se evidenció demagogo. Dijo recién en la ceremonia del arranque de un programa de rehabilitación de camellones: “Embellecer la ciudad es lo que se necesita, y mientras haya quien tenga voluntad de hacer algo en favor de Cuernavaca será bienvenido en mi gobierno”. Hermosear los camellones en temporada de lluvias cuando el césped y las plantas reverdecen y sólo se hace necesario eliminar la yerba y la basura, en tanto se multiplican los baches, algunos grandes como socavones, por efecto de los aguaceros y la ineptitud del Ayuntamiento… ME LEEN MAÑANA.

Por José Manuel Pérez Durán

[email protected]