compartir en:

Huachicoleros dedicados al robo y venta de combustible hay en Morelos. Este problema de seguridad pública aún no escala los niveles de Puebla, en donde se les salió de control, así que hoy y aquí la autoridad debe tener claro que es más fácil combatirlo para erradicarlo. Algunas evidencias de esta actividad criminal son del conocimiento público: La semana anterior, el director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac), José Pérez Torres, informó que personal a su cargo tomó muestreo en un equipo de bombeo ubicado en la colonia Acapantzingo, luego de una denuncia ciudadana avisando que el agua estaba contaminada con gasolina. En las últimas horas de junio, el agua les supo y olió a gasolina a vecinos de Ocotepec. Horas después, un comunicado del Sapac informó sobre la “suspensión temporal” del servicio de abastecimiento “debido a la presencia de gasolina en el agua”. Resaltó la posibilidad de una fuga de combustible en el ducto de Pemex que pasa a unos 80 metros de la fuente acuífera que fue ubicada como el foco de la mezcla con “gas”, y precisó que además de en Ocotepec el suministro del líquido vital fue cortado en las colonias Gloria Almada, El Mirador así como en Jubilados y Pensionados. La noche del sábado anterior, policías de Cuernavaca atraparon a tres presuntos huachicoleros en el poblado de Santa María. De acuerdo a informes de la corporación, los sujetos de entre 25 y 27 años de edad vendían gasolina a bordo de dos camionetas en la calle Nacional, la principal del lugar. Tenían tres tambos de plástico con capacidad de 200 litros cada uno y dos garrafas de 20 litros llenos de gasolina. Fueron puestos a disposición del Ministerio Público del Fuero Federal. Asimismo producto de tomas clandestinas en el ducto de Pemex, el hecho que más alarmó a los habitantes de Cuernavaca sucedió la madrugada del miércoles 26 de abril en un “chupón” oculto en una vivienda de la colonia Tulipanes (Ocotepec) que se incendió. Debieron ser desalojadas las familias de los domicilios asentados en la manzana del sitio de la conflagración, cuyas llamas alcanzaron cinco metros de altura. La mezcla de agua y gasolina en Ocotepec hizo recordar la desgracia del sector Reforma de Guadalajara, a cuyo drenaje fueron descargados cientos de miles de litros de gasolina que explotó y causó muerte y destrucción en 1992. Datos de Pemex: En los primeros cuatro años del sexenio de Enrique Peña Nieto, Petróleos Mexicanos perdió 97 mil millones de pesos por fugas y robo de combustible en sus ductos, una cifra 55% superior a las pérdidas registradas los últimos cuatro años del sexenio anterior. En el periodo 2009-2016, la cantidad de combustible perdido ascendió a 14 mil 652 millones de litros, un monto 55% superior al registrado en los últimos cuatro años de la administración de Felipe Calderón. Durante enero y febrero de este año, hubo un un incremento de 214% de robo de combustible en el estado Puebla. De acuerdo con una solicitud de acceso a la información respondida por Pemex al periódico “El Popular”, el bimestre contabilizó 229 tomas clandestinas, tres veces más que en 2011 cuando se localizaron 73 puntos, reportadas alrededor de cuatro tomas diarias en diecisiete municipios poblanos. Años atrás, el robo de combustible había empezado en Puebla igual que hoy en Morelos, de a poco, aumentando paulatinamente, aportando dos palabras otrora  ignoradas por la mayoría de los mexicanos: “huachicoleros”, es decir, las personas que dedican al robo y venta de gasolina o diésel, y “huachicol”, bebidas alcohólicas adulteradas con alcohol de caña y otros compuestos así como un origen antiquísimo, derivado el concepto gramatical de los Huachichiles o Huaches, una etnia emparentada con los huicholes que significaba “los colorados” pues pintaban sus cuerpos de color rojo. Pero ese es otro cantar… PARA no errar el tiro, los aspirantes a la candidatura del PRI a gobernador deberían buscar a los mencionados como presidenciables en los entretelones de la veintidós asamblea del tricolor, que ¿hizo una finta abriendo el candado de los diez años de militancia al candidato a presidente del propio partido?:  Aurelio Nuño Mayer, al que supuesta o realmente apoya la perversidad de Carlos Salinas;  Miguel Ángel Osorio Chong, a quien si resulta el “tapado” podría ocurrírsele  imponer a Cuauhtémoc Blanco Bravo como candidato a gobernador de Morelos; José Antonio Meade Kuribreña y José Ramón Narro Robles, los dos últimos sin militancia priista… ME LEEN MAÑANA.

Por José Manuel Pérez Durán

[email protected]