compartir en:

Domingo en este pueblo de Los Altos de Morelos. Acompañada de familiares y amistades, una mamá pide ayuda a fin de reunir para el rescate de su hijo que se halla secuestrado. Camina por las calles del centro, carece de recursos económicos y su angustia la lleva a implorar auxilio públicamente. Se supone que no debería hacerlo a los ojos y los oídos de tanta gente porque los plagiadores podrían reaccionar con violencia. Sin embargo está desesperada, y así lo entienden  las mujeres y los hombres que la ven y escuchan. Exclaman: “¡Pobrecita!”. Condenan: “¡Pinches delincuentes, ya no respetan ni a los niños!”. El alcalde Agustín Mendoza Gutiérrez es encarado por los marchantes. “El  hijo del presidente”, le siguen diciendo los de “Yaute” y particularmente sus vecinos de San Carlos, pues alcalde fue dos veces su padre Agustín Alonso Mendoza y, al igual que su vástago, ayudante municipal de la comunidad en cuya entrada este dan la bienvenida los arcos del casco de la ex hacienda. Ataviado con un sombrero parecido al de su progenitor, el joven Gutiérrez escucha a la mamá que sufre el dolor de saber secuestrado a su niño de apenas nueve años. El edil, que ya está enterado del plagio, se muestra solidario, y en este sentido le habla a la gente, breve pues no hay mucho que decir, y menos él que como autoridad está obligado a  ser discreto en la investigación que ya está en curso. Lo que pasa es que hace no meses sino años que la delincuencia está apoderada de Yautepec. Común la expresión de “lo que pasa”, se usa en Morelos para muchas cosas, lo mismo negativas que positivas y en esta ocasión para una mala. En Yautepec suben y bajan los niveles de asaltos a comercios, los robos a casa habitación y los secuestros pero no descienden notablemente. Los lugareños tienen presentes casos de plagios famosos que ocurrieron durante las tres últimas décadas. Alguna vez de hace años me dijo uno en el Zócalo, sentados una mañana en una banca enfrente del Palacio Municipal, protegidos del sol por la sombra de un árbol : “¡Estamos hasta la madre!. Hay delincuentes que son de aquí, pero muchos llegan de otros pueblos. No trabajan en nada, se les nota que andan en la maña”. Hasta ahora subsiste la inquietud. Lamenta un comerciante a quien el columnista conoce desde los noventa: “En Yautepec, Capella no ha podido. Se ve que hace la lucha, pero lo que pasa es que no ha podido”. En seguida se refiere a los veinte policías municipales de los que, presuntamente amenazados por el crimen organizado, recién se dijo “renunciaron por motivos personales”. Al propio Alonso Gutiérrez le tocó una dosis de violencia, baleada por manos criminales su casa de campaña la mañana del domingo 19 de abril. Pero si la percepción yautepequense es que el comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella Ibarra, no puede, los policías de la Unidad Especializada Contra el Secuestro y la Extorsión (UECS) de la Fiscalía de Morelos sí pudieron. Saben hacerlo. Uno se imagina: se abocaron a la investigación, hicieron trabajo de inteligencia, se pegaron noche y día a las pesquisas, agarraron la hebra y no soltaron el hilo, realizaron trabajo de inteligencia, ubicaron la casa de seguridad de los secuestradores, capturaron a dos, se les fue uno pero lo bueno es que rescataron sano y salvo al pequeño de nueve años. Su mamá está de nuevo feliz y naturalmente agradecida con los policías que salvaron a su niño, a los dos plagiadores detenidos les esperan años de cárcel y la misma suerte merece el tercero que se evadió. Seis días permaneció el chiquillo en poder de los criminales, largos, angustiantes, del jueves al martes. Hecha la marcha de la mamá, para la noche del domingo la noticia ominosa ya corría en las redes sociales. Se enteraron miles de personas en Cuernavaca, en el estado entero y fuera de Morelos. Quizá el poder de las redes masivas de comunicación ayudó al desenlace del caso, exitoso en términos policíacos y de sosiego para la sociedad de Yautepec. El gobernador Graco Ramírez apreció la labor de los agentes que logaron rescatar al niño. Escribió en su cuenta de Twiter: “Mi reconocimiento Fiscalía UECS por rescate del menor Jairo ‘N’ en Yautepec 2 detenidos. Aquí se combate secuestro y no hay impunidad”. De acuerdo a estadísticas de instituciones oficiales y organizaciones no gubernamentales, a nivel estatal han bajado los secuestros y la extorsión. Pero lo que pasa es que no sucede así en Yautepec… ME LEEN MAÑANA.

Por:  José Manuel Pérez Durán  / [email protected]