La aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el uno de enero de 1994, azoró a México y el mundo, y quién sabe si al entonces presidente Carlos Salinas, de cuyo maquiavelismo se especularía si habría sido capaz de inventarlo. La sorpresa no fue para menos, vistas por millones de personas las imágenes que la televisión transmitía desde el centro de San Cristóbal de Las Casas, de un grupo de indígenas armados con rifles de verdad y de madera declarándole la guerra al gobierno, liderados por un blanco enmascarado, el Subcomandante Marcos, que enarbolaba como causas dela rebelión la desigualdad y el abandono ancestrales de los indios mexicanos por parte del gobierno mismo. Tomadas en las primeras horas de aquel año nuevo por el EZLN las cabeceras de Altamirano, Las Margaritas, Ocosingo, Oxchuc, Huixtán y Chanal, precisamente ese día entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por Estados Unidos, Canadá y México. Veintitrés años de un acuerdo que el ahora presidente Donald Trump amenaza cancelar o al menos modificar, pero que no le será nada fácil lograr porque si bien es cierto que el TLCAN le conviene a nuestro país, también y mucho más al vecino del norte. Treinta y seis de los cincuenta estados de EUA tienen como socios comerciales a Canadá y México, les fue a decir el gobernador Graco Ramírez a alumnos y académicos de la Universidad del Sur de California. Probablemente ya lo sabían, pero no estuvo de más que el también presidente de la Comisión Nacional de Gobernadores (Conago) remachara: “Es (el TLCAN) una realidad económica construida en veinte años, importante porque gran parte de la producción agrícola, cárnica, tecnológica y automotriz mexicana se consume en Estados Unidos”. O lo que es lo mismo: si las palabras de Graco llegaron a Trump, que éste lo piense dos veces antes de hacer una locura. Pero por si las dudas, México debe ir considerando otros mercados, China, por ejemplo, en donde recientemente también estuvo el saltarín Graco. A su regreso informó en rueda de prensa: México compra más a los chinos que ellos a nosotros, como lo prueba el hecho de que luego de cuarenta y cinco años de relación comercial con el gigante asiático su inversión en México es de apenas 468 millones de dólares. Así, para que la cosa sea pareja a la delegación de empresarios chinos que vendrá a fines de este año la Conago le presentará propuestas concretas de inversión. O lo que es igual: aunque eso de pensar no se le da, que piense Trump que Estados Unidos no es la única alternativa de comercio para México. Y por lo pronto, que aquí hagamos todo lo posible por consumir productos hechos en nuestro país, muchos ciertamente de marcas extranjeras pero que sean elaborados en México. Las importaciones chinas de cualquier cosa, baratas, malas, “piratas” y de duración efímera por corrientes, le han dado en la torre a una parte de la industria mexicana, entre otras a la zapatera de León, de manera que en correspondencia China ya debería haber invertido en México. Y si no, también tenemos la opción europea… SI como en Cuernavaca no hay quórum y sucede lo mismo en la mayoría de los cabildos para las reformas electorales, éstas serán aprobadas por afirmativa ficta; saldrán perjudicados los alcaldes que pretendan reelegirse en 2018 pero no podrán pedir licencia, y no así los diputados que irán por la reelección sin tener que separarse del cargo. Más o menos esta es la jugada… UNO que deberá esperar hasta el 2021 para postularse como candidato a la alcaldía citadina es José Antonio Sandoval, mejor conocido como el Padre Toño aunque ya renunció al sacerdocio. Pero como de eso no han pasado los cinco años que señala la Ley de Asociaciones Religiosas, no podrá contender por un cargo de elección popular en 2018. Le acaba de pasar a Daniel Sepúlveda Arcega, a quien el Instituto Estatal Electoral de Nayarit le negó el registro de candidato a gobernador por el Partido Encuentro Social debido a que no se retiró del ministerio cristiano cinco años atrás… SI todos los políticos que pretenden ser gobernador hicieran campaña al estilo de Matías Nazario Morales, los pobladores de ciudades y pueblos de Morelos estarían estrenando más obras y/o servicios públicos. Para ello Matías ha jalado recursos federales por un titipuchal de millones de pesos, como es sabido, en la remodelación de la Catedral de Cuernavaca, y recientemente para la construcción de banquetas y guarniciones en la avenida Reforma de Hueyapan, municipio de Tetela del Volcán. ¿Otro? Jaime Álvarez Cisneros… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...