Secretario de Desarrollo Social del Ayuntamiento citadino, Demetrio Chavira de la Torre advierte: el reporte que tenemos es que hay muchas personas que perdieron su vivienda en Cuernavaca. ¡Vaya novedad!, según él, aplazado diez días el cierre del censo de casas afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre que serían reparadas o reconstruidas con recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden). Ausente el alcalde de la capital en esta temporada de desgracias, guardando Cuauhtémoc Blanco Bravo un perfil bajo acaso recomendado por sus asesores políticos, no es el caso de su par de Jiutepec, José Manuel Agüero Tovar. Éste sí tiene un cálculo: cerca de 560 afectaciones en edificios, departamentos y viviendas que, añade, si bien no se derrumbaron, tienen daños severos y Protección Civil las declaró inhabitables. Esto además del reproche “a quien corresponda” de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), de que retrasa el dicho censo que, sin ser registrada la totalidad de los daños, podría ser cerrado el martes y no dentro de diez días más como aduce el funcionario (¿disfuncional?) de Cuernavaca. Delegado del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), Roberto Lamas de Alba destaca el reporte preliminar de unas tres mil viviendas afectadas en todo el estado que son revisadas con la empresa aseguradora para proceder al apoyo de reconstrucción que cubrirá “hasta fisuras”. Son, dice, Jiutepec, Tepoztlán y Emiliano Zapata las zonas más dañadas, particularmente en Jojutla “hay activos” mil 300 créditos, se evaluará en cuáles viviendas hubo daños y los que ya pagaron (sus viviendas) y no puedan acceder al seguro podrán contratar un nuevo crédito. O sea, volver a pagar lo que ya pagaron; valiente “ayuda”. En Cuernavaca parte del recuento de perjuicios corre en las redes sociales: Hellen Keller, preparatoria, probable demolición; edificios junto a El Calvario, se recomienda demolición, cerrada por eso la bajada del Castillito hacia el puente Porfirio Díaz; dos condominios gravemente dañados y uno inhabitable en la calle H. Preciado; templo contiguo al Jardín Borda, cúpula rota, fachada cuarteada; Carlos Cuaglia, una casa caída sobre la banqueta; Jardín Borda, barda caída; restaurante Las Mañanitas, barda perimetral sobre Álvaro Obregón en el suelo y apuntalada; Liverpool Plaza Galerías, abierto pero los demás negocios no; Torre Latinoamericana, nadie ha hecho responsable a la radiodifusora, nadie sabe si se demolerá; Tecnológico de Monterrey Campus en Lomas de Cuernavaca (municipio de Termixco), dañado, preparan profesores para dar clases en línea mientras habilitan algún salón. Y las preguntas: ¿De verdad los padres de familia van a pagar esas colegiaturas para acabar tomando clases en línea? ¿No van a presionar para que se les den clases presenciales? ¿No hay sedes alternas? ¿Lo van a permitir después de ver lo que pasó en el Tec de Monterrey sede CDMX? ¿Por qué no han puesto letreros por clasificación de colores en los edificios con daños estructurales? ¿Dónde carajos está el municipio (el alcalde) de Cuernavaca? En tanto, el gobernador Graco Ramírez sale, indica que, proveniente de un ajuste presupuestal, hay disponible un fondo de 300 millones de pesos, aparte del dinero que llegue del Fonden, probablemente en noviembre próximo. Sin un número preciso aún, señala que en Morelos se habla de más de 20 mil viviendas que presentan diversos daños. Y de cara a la reconstrucción, expresa “estamos observando que el Fonden está reconociendo un lote, pero hay lotes donde hay varias familias; entonces, tenemos que hacer una combinación de esfuerzos de autoconstrucción. No vamos a darle contratos a constructoras, sino vamos a organizarnos con la población, los municipios (los ayuntamientos) y nosotros para poder atender con autoconstrucción la reparación de muchas casas”. (Válida la redundancia, lo es porque en Morelos un gran porcentaje de la vivienda es tradicionalmente por autoconstrucción). Largo, tedioso el camino de la recuperación llevará meses. Pasarán siglos y seguirá recordándose el gran sismo del 19 de septiembre del año 2017. Pero todo fuera lo material; es la vida la que no retoña, segadas por el terremoto 74 en Morelos, 228 en la CDMX, 45 en Puebla, l5 en el estado de México y una en Oaxaca según el recuento del martes... ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]