compartir en:

En el revoltijo de la política está de moda la conjugación del verbo amenazar. “Yo amenazo, tú amenazas, él amenaza, nosotros amenazamos, vosotros amenazáis…”. El rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UEM), Alejandro Vera Jiménez, y su “gurú” Javier Sicilia se insisten amenazados. De muerte, afirma el alcalde Cuauhtémoc Blanco es amagado en su cuenta de twitter por los hermanos Roberto Carlos y Julio César Yáñez Moreno. Y para no ser menos, el titular de la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización, Vicente Loredo Méndez, afirma ser objeto de “presiones y amenazas” porque aplica auditorías especiales a la UAEM y a dos que tres ex presidentes municipales. Pero verdad o mentira pocos les creen, y menos el pueblo-pueblo que es naturalmente incrédulo ante la política y los políticos… Veamos por qué. Amnésicos suelen algunos y algunas. Diputada federal plurinominal por obra y gracia del grupo panista “La Sagrada Familia”, del cual es miembro influyente el ex gobernador Marco Antonio Adame, su cuñada Emma Margarita Alemán se asume “preocupada” por la inseguridad pública, así que ruega a todos los santos y a todititas las vírgenes porque el gobierno federal voltee la mirada a Morelos. Muy pronto se le olvidaron aquellos cadáveres colgados del puente de la Plaza Galerías, los cuerpos desmembrados, los ajustes de cuentas entre grupos criminales que sembraron de muerte y violencia el territorio estatal durante el gobierno de su pariente político… En medio de ese ambiente de dimes y diretes, el ex futbolista tepiteño convertido en alcalde se pone el overol de barrendero; grita a los cuatro vientos que está limpiando el Ayuntamiento de corruptos, que por eso no sólo corrió a funcionarios afines a los carnales Yáñez, también que despidió a cien trabajadores, liquidándolos conforme a la ley”, y que más temprano que tarde pondrá a más de patitas en la calle… A veces la incertidumbre hace su presa a los políticos. En esas anda Jorge Meade Ocaranza. En agosto del año pasado que José Antonio Meade Kuribreña fue nombrado secretario de Desarrollo Social, “El Fraile” debió pasar noches en vela. El desde anteayer secretario de Hacienda estaba sustituyendo a Rosario Robles Berlanga, quien le había dado la chamba de delegado de la Sedesol a Jorge Meade, y aunque éste temía que su tocayo de apellido le quitara el hueso se salvó de ser enviado a la ignominia de la banca. Pero ahora no sabe cómo le vaya con el nuevo titular de la Sedesol, Luis Miranda Nava. Si se queda y aguanta hasta el 2018, mantendrá su pretensión de ser el candidato del PRI a gobernador, pero si no, disminuirá su posibilidad la costumbre de que apenas llegando los secretarios corren a funcionarios del pasado inmediato para poner a su gente, como recién le sucedió a Manuel Abe Almada, con mucho el delegado del  IMSS más gris que haya ocupado este cargo al que habría llegado por las recomendaciones del propio Jorge Meade y el diputado local Francisco Moreno… Lleno de empresarios, de profesionistas de áreas diversas, en fin, gente de Cuernavaca y del interior del estado e igualmente  presentes los concesionarios de rutas que concuerdan con el Morebús estuvo el salón donde se realizó el Foro Modernidad del Transporte. Bloqueada la calle de enfrente por ruteros opuestos al proyecto del Morebús, los directores del Metrobús de la Ciudad de México, Guillermo Calderón, y del Acabús del puerto guerrerense, Silvia Zapata, expusieron como casos de éxito ambos sistemas de transporte rápido. Contaron las historias sobre cómo fueron proyectados y concretados, detallaron financiamientos, recorridos, horarios, tarifas, números de pasajeros (un millón de capitalinos en días normales y millón y medio en marzo anterior por las contingencias ambientales), generación de empleos, la implementación, pues, de un transporte de personas menos contaminante y más ágil que los microbuses y combis del viejo modelo del hombre-camión que tiende a desaparecer. Eso fue el martes pero los datos quedaron ahí, no llegaron a los usuarios que al final de cuentas son los que más importan. Amparados contra el Morebús los concesionarios de rutas de otras y la agrupación que encabeza Dagoberto Rivera, argumentan que perderán sus concesiones, lo cual no les ocurrirá a los que se organicen en empresas y participen en este proyecto. Pero más aún: incluso si optan por no formar parte del Morebús, conservarán sus concesiones merced a una iniciativa de reforma a la Ley de Trasporte que el miércoles fue presentada al pleno del Congreso Estatal. ¿Entonces de qué hablan?.. ME LEEN EL DOMINGO.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]