compartir en:

Presidente estatal del PRD, Rodrigo Gayosso Cepeda ve la alianza de su partido con el PAN en 2018. Pero subraya la obviedad de que ello dependerá de un acuerdo entre las dirigencias nacionales de ambas organizaciones políticas. Inevitables los jaloneos si  establecida es la coalición para la candidatura presidencial, también lo serán en Morelos por la nominación del candidato a gobernador. Cada partido querrá poner a uno de los suyos. Del PAN, Margarita Zavala de Calderón que ya anda en campaña, estorbada por su marido, el estigmatizado Felipe como el Presidente que metió a México en el baño de sangre que continúa por la guerra fallida que en 2006 le declaró al narcotráfico, y acosada por el dirigente de su propio partido, Ricardo Anaya Cortés, pues también ambiciona la silla presidencial. El jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien al fin dijo oficialmente que va por el PRD, confesada su aspiración en el peor momento de la poca popularidad que tuvo entre los capitalinos que lo culpan de las molestias por las contingencias ambientales. Para la gubernatura de Morelos hace meses que el diputado federal panista Javier Bolaños Aguilar tiene la mano levantada, tanto que se le ha engarrotado y, crítico del gobierno perredista de Graco Ramírez desde que era legislador local, recién se manifestó contrario a la coalición PRD-PAN porque “no hay coincidencias”. Antípoda al grupo La Sagrada Familia del ex gobernador Marco Adame, llegado el caso Bolaños se enfrentará en una lucha interna por la candidatura de gobernador a Oscar Sergio Hernández, Adrián Rivera Pérez y puede que a Mayela y Margarita Alemán, le esposa y la cuñada de Adame. En el PRD la pugna sería entre el secretario de gobierno Matías Quiroz Medina, el alcalde de Jiutepec, Manuel Agüero Tovar, el senador Fidel Demédesis Hidalgo y el mismo Rodrigo Gallosso. Todo esto y más a partir de las coaliciones, demostrado como está que yendo solos los partidos restan pero suman si van a acompañados… aunque después lleguen las reyertas. Dos entre tantas: Carlos Joaquín González, el de la alianza PAN-PRD y por eso gobernador electo de Quintana Roo, prometiendo a sus paisanos que le revisará hasta las muelas al todavía gobernador Roberto Borge Angulo, de cuya riqueza se presume la hizo en sólo seis años. Y Miguel Ángel Yúñez, el ex priista y ex elbista a quien la mezcla del aceite perredista y el agua panista lo puso en la antesala de la gubernatura veracruzana por dos años que jura perjura le serán suficientes para meter en la cárcel al gobernador priista saliente Javier Duarte, dizque porque es un raterazo, porque se embolsó varios miles de millones de pesos de créditos bancarios. Pero, reputados los dos como auténticos pájaros de cuenta, ni a quién irle. Imaginados cual burros hablando de orejas, parecen recrear un pasaje de la novela “Sobreviviendo a Pablo Escobar”, del matón colombiano Jhon Jairo Velásquez, quien describe amotinados a los reos de un penal de máxima seguridad gritándoles a los guardias lo que ellos mismos son: “¡a-se-si-nos, a-se-si-nos!”. Un escenario, ese de las coaliciones, en  el cual también podría irrumpir Cuauhtémoc Blanco Bravo, jugando por la reelección de alcalde o rifándose para gobernador por el PSD y otro partido, y en este supuesto, la nueva vacilada de que los Yáñez y Bordonabe contratarían al pentapichiche Hugo Sánchez para candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca. ¡Haga el lector el canijo favor! Y ya que de especular se trata, el Rector en campaña descarada por la gubernatura, con recursos de la UAEM y el tiempo de su cargo porque la despliega en días de trabajo, pretendiendo ser candidato independiente o de un partido que difícilmente sería otro más que Morena, de Andrés Manuel López Obrador, ganador por cierto en Morelos de la elección presidencial 2006 que a nivel nacional le fue robada por el panista Calderón. Que lo vayan pensando entonces el senador Rabindranath Salazar Solorio, cuyo jefe Andrés Manuel ya ha advertido que en 2018 Morena ira solo a la contienda por la presidencia de México, y que empiecen a medirle el agua a los camotes los priistas que no han ganado la gubernatura desde el 2000 pero de que quieren regresar, quieren, entre otras y otros Juan Salgado Brito, Matías Nazario Moreno, Jorge Meade Ocaranza, Francisco Moreno Merino, Marisela Velázquez Sánchez, Lisbeth Arjona Lecona, Guillermo del Valle Reyes. Divertidos por lo menos están los primeros escarceos hacia la pelea electoral cada día más cercana…. ME LEEN MAÑANA.

Por:  José Manuel Pérez Durán  /  [email protected]