compartir en:

Una enmienda al artículo 58 de la Constitución morelense que estableciera el requisito de al menos quince años de residencia en nuestra entidad a los candidatos a gobernador de 2018, llevaría la obvia dedicatoria al actual alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo. Anunciado por la presidenta de la Junta Política y de Gobierno, la perredista Hortensia Figueroa, que el Congreso del Estado le entrará a este y otros asuntos, ¿sacar al “Cuauh” de la contienda por la gubernatura es el plan de los diputados afines al gobierno de Graco Ramírez?.. SE podría decir que es histórica la queja del  Movimiento por la Igualdad en México ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación contra el obispo Ramón Castro Castro, que es la primera vez que un jefe de la Iglesia Católica de Morelos es acusado de un acto de discriminación, que a los ojos de la grey católica eso es pecado pues todos somos hijos de Dios. Integrada la agrupación que interpuso la queja por activistas de la Organización Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI), recordó que en la marcha por la paz del 21 de mayo, a la cual convocó el propio prelado, éste reprochó a los diputados morelenses que “vendieron sus conciencias” aprobando la reforma que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo y no obstante clara la falta, no pasará de un evento acaso inusitado si el infractor no es sancionado conforme a las leyes civiles… CON o sin permisos del Ayuntamiento, está en chino que los comerciantes semifijos y ambulantes que llevan años ganándose la chuleta en el centro histórico de Cuernavaca consientan ser cambiados al parque Tlaltenango, pues allá no sacarían ni para el pasaje de la ruta. Sus líderes no pueden convencerlos de la reubicación, y al ser parte ésta de los preparativos para el estreno de la remodelación de la Plaza de Armas, antes del 15 de septiembre para la ceremonia del “grito”, el problema es del Ayuntamiento… Por cierto, seguramente otro gallo les cantaría a los Yáñez, Bordonave y a Cuauhtémoc si Enrique Paredes no hubiera renunciado al cargo de coordinador de asesores de la Comuna. Lo hizo por dignidad, con la elegancia de la discreción, y ello le es reconocido en el ámbito de los abogados litigantes…  “POLÍGONOS de riesgo”, les llama el secretario de gobierno Matías Quiroz Medina. Dicho en “cristiano”, lugares peligrosos en los que la delincuencia hace de las suyas un día sí y otro también: colonias populares, fraccionamientos residenciales, campo y ciudad. ¿Y cómo combatir a los malos, que son menos? Pues formando los buenos, que son más, consejos de vigilancia vecinal; pero desarmados, no como los grupos de autodefensa comunitaria de Guerrero que surgieron armados de escopetas de caza (“cuascleras”, les dicen) y después comenzaron a ser vistos blandiendo fusiles de alto poder arrebatados a los facinerosos o proporcionados subrepticiamente por el gobierno. No. De lo que se trata es de integrar grupos de vecinos vigilantes, provistos de teléfonos celulares o radios que reporten a la policía a sospechosos merodeando domicilios y establecimientos comerciales, a sujetos desplazándose en convoyes de camionetas que se han vuelto comunes. O lo que es lo mismo: revivir la figura del rondero que años ha funcionó en pueblos y colonias de Morelos, con más en comunidades de usos y costumbres donde aún subsisten, aunque pocas como Ocotepec. Reunido con el “Grupo de los Altos”, Matías recomendó la integración de tales consejos con el propósito de que, “coordinados autoridad y ciudadanía, cerrar filas desde cada trinchera para enfrentar la delincuencia y así lograr que las familias vivan en paz y tranquilidad”. Asistieron el comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella Ibarra, otros funcionarios y los alcaldes de Atlatlahucan, Totolapan, Yecapixtla y Zacualpan de Amilpas. Pero esa es solo la nota, y lo deseable, que el exhorto del segundo de a bordo del Gobierno Estatal se traduzca en el hecho de que consejos de vecinos vigilantes sean concretados en puntos específicos del valle de Cuernavaca, los municipios de la región sur, en Yautepec y Cuautla, donde la violencia del crimen organizado persiste. El día en que hubiese cientos de grupos vecinales coadyuvando a la seguridad, inhibida de veras la delincuencia, Morelos volvería a ser un estado de casas y ventanas abiertas. Se puede; quizá lo que hace falta son liderazgos populares, auténticos, reales. Un tema en el que…  ¿dónde están los diputados?.. ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]