compartir en:

Los gobernadores perredistas de Tabasco, Michoacán, Quintana Roo y Morelos no sólo metieron en un aprieto a la presidenta nacional del partido del sol azteca, Alejandra Barrales, y con ésta al jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. La exigencia de Arturo Núñez, Silvano Aureoles, Carlos Joaquín González y Graco Ramírez, para que en la selección interna de candidatos amarillos de 2018 haya piso parejo, zarandeó a la Barrales y le puso una zancadilla a la aspiración presidencial de Mancera. Entrevistada por medios de comunicación, ella se ha salido por peteneras. Subestima el pronunciamiento del cuarteto, en el que Graco ha sido el más incisivo, haciendo el eufemismo de que se trata de una “dinámica natural” porque “los perredistas se hablan de frente”, y al ser uña y mugre Mancera y Barrales, ella deja a la decisión personal de él afiliarse o no al PRD en la eventualidad de que este partido lo unja candidato a la Presidencia de la República pues las reglas del propio instituto político permiten la postulación de candidatos externos. Pero las excusas de la ex dirigente de sobrecargos de aviación no han apagado la rebelión de “Los Cuatro Fantásticos”. Otras corrientes solaztequistas saldrán a pronunciarse sobre el mismo tema que, sin llegar acaso a un movimiento tipo Tucom (Todos unidos contra Mancera), de cualquier manera la tienen tambaleante en la directiva cuyo lapso de gestión está marcado para que termine a mediados del año próximo, es decir, antes de que las tribus perredistas acuerde su candidato presidencial… ES Tepoztlán el pueblo de Morelos que los fines de semana recibe más visitantes, muchos más que Cuernavaca o Cuautla. Tarde de cualquier domingo en la autopista La Pera-Cuautla. Los visitantes ya han comido, algunos disfrutaron los “itacates” del mercado y otros optaron por los restaurantes, unos más subieron y bajaron del Tepozteco y casi todos cumplieron el ritual del recorrido por el tianguis. Miles los fines de semana que llegan por la carretera federal México-Cuernavaca y por la libre que al oriente enlaza el estado de México, pero la gran mayoría usan la Miguel Alemán y continúan por la autopista La Pera-Cuautla, ésta de dos carriles nomás. Autos compactos y camionetas congestionan el tramo Tepoztlán-La Pera, con adultos y menores a bordo. Imprudentes, los conductores que abusaron de los tragos o porque de por sí así manejan en el periférico del De Efe rebasan sin cuidado, zigzaguean saliendo y metiéndose en las filas largas del tráfico apretado en medio de autobuses de pasajeros y camiones cargueros. Los accidentes se tornan inevitables, de automovilistas que rebasan, vuelcan o se estrellan con los que circulan en sentido opuesto. Famosos y no, muchos han hallado la muerte en La Pera-Cuautla. Las crónicas están en las hemerotecas: La tarde del primer domingo de junio de 2005, el embajador de México ante la ONU, Adolfo Aguilar Zinser. Julio de 2013: tres muertos y cuatro heridos. Abril de 2013: multifracturada, fallece una capitalina de 24 años. En julio de 2010 un joven de 22 y vecino de Yautepec había corrido la misma suerte. Y así hasta hoy día casos fatales desde que en 1965 fue abierta “autopista” tan singular, con sólo dos carriles, de hecho un camino local pero con pago de peaje y sin muro de protección que separe a los que van y a los que vienen. Cosa por demás sabida, de tantas muertes a lo largo de casi medio siglo en una vía tan densamente transitada. Respetable el argumento del Frente en Defensa de Tepoztlán, de que la ampliación a cuatro carriles depredaría miles de árboles, lo es también que abrir dos carriles más salvará vidas y Tepoztlán tendrá más turistas. Por eso, por usos y costumbres y el régimen de la tierra comunal, en  agosto del 2013 la organización tepozteca consiguió suspender el ensanchamiento de la carpeta asfáltica con un amparo del Tercer Tribunal Colegiado del Decimoctavo Distrito que recientemente fue sobreseído por el Primer Tribunal Colegiado en materia penal y administrativa del XVIII Circuito Judicial, dando luz verde al inicio de los trabajos en la parte de Tepoztlán. Se trata, pues, de un tema de seguridad no sólo para los turistas, también para los locales. Por razones presupuestales se supone que las obras no empezarán de inmediato, así que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y Caminos y la paraestatal Puentes Federales tienen tiempo para considerar la alternativa de un segundo piso en lugar de la ampliación superficial. Salvaría vidas humanas, flora y fauna… ME LEEN EL DOMINGO.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]