Puesto formalmente preso anteayer el ex sacerdote de nombre Omar por el delito de violación en agravio de un niño de 12 años, el obispo Ramón Castro Castro no se ha pronunciado a este respecto. Omar habría atacado sexualmente al menor en marzo de 2009, en el templo de Jesús de Nazaret de Tepalcingo. Pero debieron pasar seis años para que el Vaticano lo suspendiera del ejercicio sacerdotal, y uno más para que el martes antepasado fuera detenido por agentes de la Policía de Investigación Criminal en la colonia San Gaspar de Jiutepec. Practicante del activismo político, crítico del gobierno de Graco Ramírez y participante “estelar” en marchas contra la inseguridad al lado del rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, el silencio de Ramón sobre casos de curas presuntamente pederastas puede obedecer a que él mismo está acusado de proteger a uno cuando fue obispo de Campeche, entre 2006 y 2013. El caso que presuntamente lo vincula trascendió aquí en agosto pasado, ocupado en esos días el dignatario de la Iglesia Católica de Morelos en la preparación de una marcha contra la legalización de los matrimonios igualitarios que sería realizada el 9 de ese mes. Entonces, Castro Castro no dijo a la feligresía que por un exhorto fechado el 4 de diciembre de 2015 y proveniente del Juzgado Tercero de Primera Instancia de lo Civil del Primer Distrito Judicial del estado peninsular podía ser llamado a comparecer en la Fiscalía General de Morelos. (Hasta hoy se ignora si el fiscal Javier Pérez Durón lo ha llamado o no a declarar). Emitido el exhorto por la secretaria de acuerdos de dicho juzgado, Sagrario Guadalupe González, se desprendió del expediente del juicio ordinario civil de daño moral y psicológico promovido por Luis Felipe Yzquierdo Cundafe en contra de un grupo de sacerdotes que aseguró abusaron sexualmente de él en 2007, acusando a Ramón Castro de haberlos encubierto. Al cabo migrado a Santiago de Chile, donde actualmente radica, Luis Felipe denunció que fue violado durante dos años por curas a los que protegió Castro Castro, en la Parroquia de la Divina Providencia, la Casa Parroquial de Hecelchakán y la Casa Parroquial del Sagrado Corazón de Jesús. Entonces la víctima tenía 16 años y era misionero. Declaró que el grupo de sacerdotes que lo violaban lo intoxicaban con bebidas alcohólicas, y eran tan insoportables los abusos de los que era víctima que en tres ocasiones intentó suicidarse, ingiriendo pastillas o pretendiendo  ahorcarse. Desesperado, decidió acercarse al obispo Castro, pero  en lugar de que éste actuara en contra de los presuntos violadores su “solución” fue cambiar de parroquia a Luis Felipe y ofrecerle dinero para que guardara silencio. En enero de 2010 que Ramón Castro contactó a Luis Felipe, lo amenazó con meterlo a cárcel por haber denunciado a los presuntos sacerdotes pederastas, de modo que el joven acudió al arzobispo primado de México, Norberto Rivera, y al obispo de Tabasco, de donde es originario. Pero ello causó el enojo de Castro, quien le envió un correo electrónico diciéndole: “¿Sabes qué? Yo ya no soy de Campeche, así que ya no me toca a mí, sino al obispo Francisco González”… Del mismo santuario de Tepalcingo en donde el cura Omar habría abusado del menor, fue robada una custodia de oro con incrustaciones de esmeraldas y rubíes que mide aproximadamente un metro de alto, pesa más de diez kilos y fue sustituida por otra distinta laminada en color oro. De acuerdo a lo declarado a reporteros por el lugareño de Tepalcingo llamado Jesús de la Rosa Cortés, el hecho fue denunciado en la Procuraduría General de la República (PGR) en julio de 2015. Además de Castro, también fueron denunciados por los delitos de robo de arte sacro, abuso de confianza y lo que resulte el vicario episcopal Jesús Longar Estrada así como los sacerdotes Roberto Dirzo Aceves y Jesús de la Cruz Martínez, quienes según el denunciante fueron citados a declarar por la PGR. De la Rosa aseguró que el padre De la Cruz se negó a darles una explicación sobre este hecho “y la sustitución de otras piezas en el mismo recinto”. Afirmó  que habitantes de Tepalcingo tomaron la decisión de proceder penalmente en contra de obispo de Cuernavaca “porque él es el responsable de la Iglesia Católica en Morelos y debido a que estaría involucrando en la comisión de los citados delitos”. De gran  valor tanto económico en el marcado negro de arte sacro como estimativo para la comunidad católica de Tepalcingo, que se sepa el objeto que fue robado hace ya más de un año no ha sido recuperado… ME LEEN MAÑANA.

Atril
José Manuel Pérez Durán
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...