Ramón Castro y Castro, obispo de Cuernavaca, se tenía muy calladito que está acusado de proteger a sacerdotes presuntamente pederastas cuando fue obispo de Campeche, entre 2006 y 2013. Posiblemente ocupado en los entretelones de la marcha contra la legalización de los matrimonios igualitarios de la que se ha publicado será realizada el próximo martes, tampoco le ha dicho a la feligresía que, por un exhorto fechado el 4 de diciembre pasado del Juzgado Tercero de Primera Instancia de lo Civil del Primer Distrito Judicial del estado peninsular, puede ser llamado a comparecer en la Fiscalía General de Morelos. Emitido el exhorto por la secretaria de acuerdos de dicho Juzgado, Sagrario Guadalupe González, se desprende del expediente del juicio ordinario civil de daño moral y psicológico promovido por Luis Felipe Yzquierdo Cundafe en contra de un grupo de sacerdotes que asegura abusaron sexualmente de él en 2007 y donde acusa a Ramón Castro de haberlos encubierto. Luis Felipe denunció que fue violado durante dos años por curas a los que protegió Castro y Castro, en la Parroquia de la Divina Providencia, la Casa Parroquial de Hecelchakán y la Casa Parroquial del Sagrado Corazón de Jesús. Entonces la víctima tenía 16 años y era misionero. Declaró que un grupo de sacerdotes que lo violaban lo intoxicaban con bebidas alcohólicas, y eran tan insoportables los abusos de los que era víctima que en tres ocasiones intentó suicidarse, ingiriendo pastillas o pretendiendo  ahorcarse. Fue así que decidió acercarse al obispo Castro, pero  en lugar de que éste actuara en contra de los presuntos violadores su “solución” fue cambiar de parroquia a Luis Felipe y ofrecerle dinero para que guardara silencio. En enero de 2010 que Ramón Castro contactó a Luis Felipe lo amenazó con meterlo a cárcel por haber denunciado a los sacerdotes presuntamente pederastas, de modo que el joven acudió al arzobispo primado de México, Norberto Rivera, y al obispo de Tabasco, de donde es originario. Pero ello causó el enojo de Castro quien le envió un correo electrónico diciéndole: “¿Sabes qué? Yo ya no soy de Campeche, así que ya no me toca a mí, sino al obispo Francisco González”… Hoy la situación de quien a partir de julio de 2013 es el obispo de Cuernavaca tiene relación con un decreto del Papa Francisco ante abusos sexuales cometidos por sacerdotes que suelen ser protegidos por obispos. Promulgado el decreto e incorporado al derecho canónico el 4 de junio pasado, fue resaltado en periódicos de todo el mundo. Trata de los obispos culpables de “negligencia” frente a casos “de abusos sexuales contra menores” que podrán ser destituidos. Este protocolo permitirá a la Congregación de la Curia Romana iniciar una investigación, después de haber informado al interesado para darle la oportunidad de preparar su defensa. En una Carta Apostólica de motu proprio titulada “Como una madre amorosa”, el Papa Francisco señaló que la Iglesia “ama a todos sus hijos, pero cuida y protege con especial afecto a los más débiles y sin defensa”. Por lo tanto, agregó, los pastores, y sobre todo los obispos, deben “mostrar una diligencia especial en la protección de los más débiles, entre las personas que se le encomiendan”. Y remachó:  “Con la presente, quiero precisar que entre estas llamadas ‘causas graves’, se incluye (desde ahora) la negligencia de los obispos en el ejercicio de sus funciones, en particular en lo que se refiere a los casos de abusos sexuales contra menores y adultos vulnerables”…  Un documento que al estar en internet seguramente conoce Ramón Castro y Castro… El trascendido del caso del joven Luis Felipe Yzquierdo coincide en tiempo espacio con el comunicado de los cinco diputados panistas del Congreso Estatal, ayer. Consideran que “en Morelos se percibe un ambiente de gran malestar social derivado de los múltiples problemas que día con día viven diversos sectores de la sociedad”. Hablan de un “escenario de hartazgo social en Morelos”. Hacen “un respetuoso pero enérgico llamado al Gobierno del Estado para que a la brevedad se establezcan canales de comunicación y diálogo que atiendan las demandas de todos los sectores sociales que reclaman solución a las mismas”. Proponen la instalación de una mesa de diálogo  “que tenga como fin establecer un ambiente de paz para el estado”. Solicitan al Gobierno del Estado que “respete todas las opiniones (y) acepte la problemática que se vive en el Estado”, pero a esa mesa de diálogo no irá el obispo Castro. Se exhibiría… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...