¿Cómo elegir al candidato del Partido Revolucionario Institucional a gobernador? La idea de Guillermo del Valle Reyes parece interesante. Sería así: los aspirantes, hombres y mujeres, contratan a una empresa encuestadora. Aunque breves las llamadas, la encuesta llevará horas. Sentados a la misma mesa, están los propios aspirantes: Del Valle, Juan Salgado Brito, Matías Nazario Moreno, Jorge Meade Ocaranza, Lisbeth Arjona Lecona, Marisela Velázquez Sánchez, Francisco Moreno Merino, Amado Orihuela Trejo y etc., etc. El entrevistador va marcando números al azar del directorio telefónico, llama a los treinta y tres municipios, menciona los nombres de los pretendientes ahí presentes y a los ciudadanos entrevistados les hace una sola pregunta: “¿por quién votaría usted para gobernador de Morelos?”. El teléfono está en alta voz, así que todos pueden escuchar las respuestas. Realizadas 20 llamadas por cada municipio, el total de 660 cierra la encuesta; cuentan las respuestas y habrá ganado el nombre por el que más entrevistados hayan contestado que por él o ella votarían. Un método acaso simplón pero más democrático que las decisiones cupulares que ponen a los candidatos, tanto en la dirigencia nacional del PRI como de los demás partidos… POR cierto: tiempos prelectorales los de ahora, la reforma electoral de Morelos no estableció la segunda vuelta. La hay en muchos países. En América: Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Bolivia, El Salvador y más. En el otro lado del mundo: Egipto, Francia, Rusia, Turquía, Marruecos, Argelia, Georgia, Macedonia, Madagascar, Senegal, Siria, Irán Bielorrusia, Costa de Marfil, Kazajistán. Macedonia, Liberia, Gabón… Con algunas variantes y de acuerdo a características diferentes, es una regla que en términos generales se aplica cuando los candidatos a cargos públicos ganan la elección con una diferencia mínima del cincuenta por ciento de los votos emitidos. Legitima a los legisladores y da gobernabilidad a los presidentes que superan la segunda vuelta, también llamada balotaje. Pero este avance de la democracia, que en innumerables naciones es más viejo que la costumbre de dormir acostado, no existe en México. Ejemplo: si en nuestro sistema electoral hubiera esta segunda ronda de elecciones, habría sido imposible que en 2006 Felipe Calderón se robara la Presidencia de la República con la diferencia, claramente inventada, del 0.58% de los votos ante el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. En junio de 2016, en el acto de inauguración de la 89 Convención del Consejo Consultivo de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión efectuado en Xochitepec, el gobernador Graco Ramírez propuso que la segunda vuelta fuera incluida en el sistema electoral de México. Presentes también los gobernadores Rafael Moreno Valle, de Puebla, y Aristóteles Sandoval, de Jalisco, Graco resumió que la segunda vuelta es indispensable para construir gobiernos fuertes, ya que si una fuerza política llega al poder con una mínima diferencia se compromete la gobernabilidad. Y Graco, que en esos días se había confirmado como aspirante a la candidatura del PRD para presidente de la República Mexicana, también se pronunció por acabar con el “espoteo” en la radio y la televisión que satura a la ciudadanía; propuso que, en lugar del “spot que maquilla personajes con técnicas de mercadotecnia”, se privilegie el debate que ofrezca alternativas reales para sacar adelante al país. Sin embargo, puesto por Graco el guante de la segunda vuelta nadie lo recogió. Moreno Valle, quien pretende ser el candidato presidencial del PAN en 2018, se simuló desentendido. Dirían en la Argentina: hizo como el perro que patea la olla…  SECRETARIO de Infraestructura Urbana y Obras Públicas del Ayuntamiento citadino, José Cruz Torres Campos anuncia un “operativo intensivo” para tapar los baches que abran los aguaceros. O lo que es lo mismo: de Cuernabaches nuestra ciudad pasará a ser Cuernaparches, abundantes ya en la avenida Palmira, Humboldt, Himno Nacional y otras arterias en el asfalto tapado con parches de cemento tras las obras allí recientemente ejecutadas… INDIFERENTES, sometidas por el poder del dinero y la influencia política de empresas trasnacionales, para las autoridades laborales de Morelos y del país “no existe” el paro nacional de labores por parte de los trabajadores de las tiendas Wal-Mart que, reputadas como “negreras”, ofenden la dignidad de sus empleados mexicanos ofreciéndoles migajas como “reparto de utilidades”… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...