A los jóvenes que en 2018 votarán por primera vez les parece “viejo” todo cuanto haya acontecido cuando eran niños. En la “antigüedad” los “destapes” de aspirantes a la gubernatura comenzaban hasta el quinto año del gobernador en turno, acordados los pronunciamientos, temerosos los pretendientes de que si se adelantaban se “quemaban”. Pero si eso fue hasta la elección presidencial de 2000, cuando después de siete décadas el PRI perdió la hegemonía del poder político y el PAN de Vicente Fox se hizo con la Presidencia de la República que, vía el fraude electoral con el 0,56% de diferencia entre Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador, en 2006 volvería a ganar para el luego convertido en decenio perdido, también fue a partir de entonces que la quita de capuchas dejó de tener plazos. Así, perdida la vigencia de la regla vieja de no salir en la foto antes de tiempo, hoy cualquier acto de quienes intentan la gubernatura del ‘18 suele ser interpretado como “destape”. Caso reciente de David Jiménez González, el priista poseedor del récord nacional de estar medio siglo “hueseando” en la administración pública que el lunes antepasado reapareció en la vida política de Morelos para rendir protesta como magistrado de la Sala Regional del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa Tribunal Fiscal y, a sus 73 años de edad, intentar por enésima vez ser gobernador de Morelos. Y este sábado de Matías Nazario Morales, miembro de la generación joven del PRI que viene empujando desde mediados de los noventa y cuyo primer informe de diputado federal fue advertido con la claridad de destape por la candidatura del Revolucionario Institucional a la primera magistratura de nuestra entidad. Enfocado una parte del testimonio de Matías a la reforma educativa, sin decir siglas fustigó a los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), porque a diferencia de los maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ellos sí cierran escuelas y dejan sin clases a los niños. Se asumió atento a que en la aprobación del presupuesto de egresos de la Federación 2017 haya “la menor afectación” a salud, educación y política social. Refirió las iniciativas de ley que ha presentado, entre ellas, una reforma al artículo 33 de la Ley General de Educación para que los estudiantes dediquen al menos una hora diaria a la práctica de algún deporte y paulatinamente sean realidad las escuelas de tiempo completo con jornadas de 6 y 8 horas diarias para el desarrollo académico y cultural. En el tema de obra pública subrayó que ha gestionado 200 millones de pesos para 14 municipios, entre otros, Temoac, Tetela del Volcán, Xochitepec, Jiutepec y Cuautla. Cuestión, vaya, de estilos y circunstancias para “destaparse”. Diputado local por el Partido Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros inauguró el sábado en la colonia Santa María Ahuacatitlán  su primera de cuatro casas de atención y gestoría social. Jorge Meade Ocaranza, a quien lo peor que le podría pasar ahora sería que se quedara sin el cargo de delegado de la Secretaría de  Desarrollo Social donde lo puso Rosario Robles, apenas fue relevado José Antonio Meade Kuribeña por Luis Enrique Miranda Nava se apuró a difundir las bondades del programa de la Pensión para Adultos Mayores. Coordinador regional de la Secretaría de Gobernación, ex alcalde de Cuernavaca, ex presidente del PRI estatal y candidato de este partido a gobernador en la elección de 2000, Juan Salgado Brito cifra su futuro político en la cercanía de su jefe Miguel Ángel Osorio Chong con el presidente Enrique Peña Nieto. Considerado el candidato natural de Morena, Rabindranath Salazar Solorio está más quieto que fiambre en la morgue, todo lo contrario de Alejandro Vera Jiménez, quien utilizando recursos económicos y humanos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos lleva meses en campaña fantaseando con la gubernatura. Otros no dicen ni pío pero ansían lo mismo: la senadora Lisbeth Lecona, las diputadas federales Rosalina Mazari Espín y Marisela Velázquez Sánchez, el delegado del ISSSTE Guillermo del Valle, el secretario de gobierno Matías Quiroz Medina, el perredista con ADN priista José Manuel Agüero Tovar, etc., etc. Y hasta la especulación, realidad o sueño guajiro de que atrás de la renuncia de Francisco Moreno Merino a la presidencia de la mesa directiva del Congreso Estatal y su incorporación al gabinete de Graco Ramírez hay un “acuerdo al más alto nivel” para que sea gobernador… antes de 2018… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...