Desconocedores de las vidas y milagros de los políticos “de antes”, ilustro a uno de esos seudo comunicólogos foráneos, más ocupados en tomarse fotos con personajes de toda laya que en documentarse sobre casos y cosas de la historia reciente de Morelos: El priista David Jiménez González tiene el récord, tal vez nacional, de medio siglo trabajando en la administración pública; no se ha despegado del presupuesto desde la década de los sesenta. Debutó en el gobierno 1964-70 de don Emilio Rivapalacio Morales, quien hasta hoy día y junto con Lauro Ortega Martínez es considerado uno de los dos mejores gobernadores de esta entidad. En el gobierno de este último, David fue presidente del Tribunal Superior de Justicia, una década antes, alcalde de Cuernavaca en 1973-76, y procurador de justicia en el sexenio 1976-82 de Armando León Bejarano, cuando tuvo que batallar con las arbitrariedades del director de la Policía Judicial, Luis Villaseñor Quiroga, quien, acusado de comandar una banda de asaltabancos integrada por polizontes, en los inicios del sexenio 1982-88 del doctor Ortega sería puesto preso en la desaparecida Penitenciaría de Atlacomulco. En la misma época le tocó enfrentar los ataques de Bejarano y los colaboradores cercanos a éste, fuereños al igual que su jefe. Ocupó una multiplicidad de puestos, como presidente del PRI estatal, senador plurinominal de la República (dejó en el camino a Jorge Meade Ocaranza que había hecho la “chamba” pesada de la campaña) y, habilidoso, en agosto de 2006 que fenecía el gobierno del panista Felipe Calderón se hizo con el cargo de magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJA), se dijo entonces, merced a su amistad con la esposa del acaso el peor presidente que haya padecido México, Margarita Zavala, de quien había sido compañero en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal 1994-1997. Jiménez conserva la residencia morelense, aquí vota y hace muchos años tiene una casa en el fraccionamiento Las Fuentes de Jiutepec; pero en realidad desde el 2000 la mayor parte de su tiempo la ha pasado en la Ciudad de México, de cuya delegación de Azcapotzalco había sido el titular en 1988-92. David suele reaparecer en Cuernavaca cada vez que los partidos políticos libran los primeros escarceos rumbo a los “destapes” de aspirantes a gobernador, y en esta oportunidad no ha sido la excepción, asentado nuevamente aquí a partir de este lunes que rindió protesta como magistrado de la nueva Sala Regional del TFJA. La reaparición de Jiménez medio sacudió al ámbito político, y seguramente causó preocupación en los demás que pretenden la candidatura del PRI a gobernador: Juan Salgado Brito, Jorge Meade, Matías Nazario, Guillermo del Valle, Francisco Moreno Merino, Marisela Velázquez Sánchez, etc., quienes sin embargo ya están demasiado grandecitos como para que se apantallen con cuentos de pescadores. Reputado como persona decente y funcionario eficiente, David sería un buen gobernador. A sus 73 años de edad y treinta y tantos de venir intentando escalar al máximo puesto de la política morelense, está ante su último chance de lograrlo… DÍA el de anteayer de agitación política, el aún gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, vino a un salón de fiestas del Paseo Cuauhnáhuac para publicitar su campaña en busca de la candidatura del PAN a la Presidencia de la República. Sostuvo una reunión con militantes panistas de Morelos, le echó flores a Adrián Rivera Pérez, quien años atrás fue su compañero de bancada en el Senado de la República, ignorante quizá de que “El Ponchado de Basooco” es de los ex alcaldes azules el peormente recordado por los cuernavacences. Le dio uno que otro “llegue” a Ricardo Anaya Cortés, el presidente nacional del PAN que también pretende empoderarse en Los Pinos. Omitió mencionar a Margarita Zavala, quien aparentemente va en el primer lugar de la carrera panista por la candidatura a la primera magistratura de México. Priista de sangre (su abuelo del mismo nombre fue gobernador de la vecina entidad por el PRI en 1969-72) y consciente de que él llegó a la gubernatura de Puebla gracias a la coalición PAN-PRD-Convergencia-Nueva Alianza, insinuó la alianza PAN-PRD, sabedor de que por sí mismos a ambos partidos no les alcanzarán los votos en el 2018. Y luego dio entrevistas aterciopeladas. Nadie lo cuestionó sobre el niño de 13 años que fue asesinado por una bala de goma durante el enfrentamiento entre pobladores de San Bernardino Chalchihuapan, Pue., y policías estatales, el 9 de julio de 2014… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...