compartir en:

Se trata de los productos vendidos a los infantes en las cooperativas escolares: fritos, doritos, pingüinos, twinkis, gaseosas azucaradas y una variopinta gama de golosinas, exceso de grasas y carbohidratos. Si agregamos falta de actividad física por el síndrome del inmoderado consumo de tele-internet, el resultado es sobrepeso/obesidad y diabetes e hipertensión infantil. 

Una encuesta del IMSS a nivel nacional reveló que en México uno de cada 4 niños de entre 5 y 11 años de edad tiene sobrepeso u obesidad, mientras los adolescentes lo padecen uno de cada 3; por lo tanto, nuestro país se ubica en el primer lugar a nivel mundial de infantes con obesidad, además de que la CDMX es la de mayor número de obesos en el mundo. 

Mal entre niños y adolescentes mexicanos, constituye una urgencia de tratamiento médico. Es una enfermedad que aumenta el riesgo cardiovascular, ya que enfermedades que antes eran exclusivas de adultos –diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, aumento de triglicéridos y colesterol– se presentan ya en grupos de esta edad. Como se advierte, urge tratar la obesidad desde la infancia y la adolescencia, para frenar este mal de salud pública en Morelos y el país. 

EDUCACIÓN SEXUAL 

El tema no es nuevo, desde los años ‘80 se estrenó en primarias y secundarias, en los ’90 y principios del milenio se detuvo por los doce años de los gobiernos panistas, luego avanzó a regañadientes y jaloneos con la jerarquía católica y la conservadora Asociación Nacional de Padres de Familia. Uno de los puntos culminantes fue la aprobación, el 17 de mayo pasado, de la ley para los matrimonios igualitarios o del mismo sexo, además de algunos “libros complementarios” de la SEP que incluyen aspectos de la llamada “educación sexual en la diversidad”. El caso es que se trata de otra papa caliente para madres y padres. 

Pero no todo es conservadurismo. De acuerdo a una encuesta reciente, un 70 por ciento de los mexicanos está a favor de que la educación sexual y reproductiva sea instaurada como asignatura obligatoria en las escuelas públicas. Este porcentaje es mucho más elevado que el de años atrás. Hace todavía una década, dos de cada diez mexicanos consideraban que la enseñanza de métodos anticonceptivos en la escuela favorecía la promiscuidad y no constituía una herramienta informativa. Hoy este porcentaje ha caído en más de un 20 por ciento, y la mayor parte de la población cree que la educación sexual debería ser obligatoria.

En otro hecho que a partir de 2015 las mujeres mexicanas, y en especial las adolescentes e indígenas, están expuestas a una gran cantidad de piedras en el camino para acceder a información, a métodos anticonceptivos, a servicios de educación sexual y reproductiva y llegado el momento  a la posibilidad de optar o no por un aborto legal. 

De acuerdo al mismo sondeo, sólo un 13 por ciento de la población dijo saber “mucho” sobre el tema, el 51 afirmó saber “algo” y un 3 por ciento admitió “no tener ni idea sobre el tema”. Esto demuestra la desinformación que existe en temas de salud sexual y reproductiva. Con estas cifras, ¿sí o no urge empezar a informar desde etapas tempranas a chavas y chavos?

EMBARAZO 

El asunto no es menor; también está considerado como un problema de salud pública. Proliferan los embarazos en niñas de entre 11 y 15 años, sobre todo por ignorancia de las consecuencias de las prácticas sexuales (que suelen ser tomadas como juego de travesuras de “alto riesgo”), la desinformación de los padres y la avalancha de información de “entretenimiento” que induce conductas precoces en niños/niñas adolescentes. 

En estas situaciones sectores liberales y vanguardistas consideran que debería ser un derecho el acceso al aborto legal y seguro, como parte esencial de los servicios de salud reproductiva a los que tienen derecho las mujeres, sobre todo las más jóvenes. Argumentan que es el respeto a la autonomía reproductiva femenina, y que además esta materia debe formar parte del programa que se pretende impartir en las escuelas.

La prevención del embarazo no deseado y de las enfermedades de transmisión sexual son dos aspectos de especial importancia para la promoción de la salud de los adolescentes varones. También ellos deber ser conscientes de que, como dicen ahora chavas y chavos conscientes: “si vas a la fiesta… lleva globos”.

CALVARIO

Comparado con el de hace algunas décadas, el regreso a clases en el nivel básico es un auténtico atado de dificultades. Madres y padres de familia enfrentan hoy problemas que no existían, eran mínimos o estaban, como se dice ahora, “invisibilizados”. La lista es larga, pero a fin de no contribuir a las tribulaciones en víspera del primer día de clases nos quedamos con el repaso de unos cuantos causantes de la “tronadera de dedos” de jefas y jefes de familia. 

El primer golpe al presupuesto familiar se lo dieron en días pasados con los uniformes, pero todavía falta la segunda parte: los útiles y libros adicionales de texto. Aunque no todos, los asalariados tienen la facilidad de préstamos en organismos públicos o privados, muchos más deben pedir prestado a parientes o amistades pero la gran mayoría ni eso. 

El costo de lo útiles escolares 2016 es el primero de los asuntos a revisar, y el segundo consiste en la comida chatarra en hogares y escuelas, su consecuencia, el sobrepeso así como la obesidad en niños y jóvenes, lo cual  ya es problema de salud pública.

 El tercero, como ya se vio, trata sobre la educación sexual en las escuelas, embarazos de adolescentes  y la educación de género que echó leña al habitual enfrentamiento entre ortodoxos y liberales de siempre sobre la materia, para cerrar con algunas cifras del inicio del ciclo 2016-2017.

Dejamos afuera incrementos en cascada por los gasolinazos, pago de pasajes y las amenazas de paro de clases de la CNTE y el Movimiento Magisterial de Bases, que amenazan con boicotear el arranque del ciclo escolar. 

PRECIOS

Para este ciclo escolar el inventario de paquetes de enseres escolares va de  236.59 pesos, el más barato, y  830.12 el de mayor precio en promedio. Para las familias con más de un niño niña, dicho costo se duplica o triplica, según el caso. Para desesperación de los paterfamilias, en los últimos cinco años surtir una lista de útiles escolares para un estudiante de primaria de escuela pública se incrementó de 25% a 30%, según cifras de comerciantes y papelerías. 

De acuerdo a las comparaciones de precios anuales de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en ese mismo período surtir una lista de útiles escolares con los productos más baratos del mercado “sólo” aumentó un 8 por ciento, al pasar de 218.59 a 236.59 pesos. La lista incluye un cuaderno profesional, un block tamaño carta, cuatro lápices, cuatro bicolores, dos bolígrafos, dos gomas, un sacapuntas, una tijera escolar punta roma, una caja con 12 colores de madera, un lápiz adhesivo, un juego de geometría, un compás de precisión, un diccionario y una calculadora básica. Es decir, lo más básico de lo básico. 

Ya que  la Profeco no los considera, a esa lista hay que agregarle el número de cuadernos (cuatro para tercero a sexto grado, y tres para primero y segundo) que exige la SEP a los estudiantes; también la compra de un paquete de 100 hojas de papel bond. ¿Qui’ hubo?

Según las verificaciones de la Profeco, para el ciclo escolar 2016-2017 la lista de útiles puede tener un costo desde 236.59 pesos, si se compran los artículos más baratos, y un valor máximo de 830.17 al comprar los de mayor precio. Para la susodicha procuraduría son suficientes 14 productos, y no toma en cuenta la lista completa de la SEP que incluye 5 cuadernos para tercero a sexto grados y paquete de 100 hojas bond, lo que implican casi 100 pesos, o sea, casi 350 pesos.

La SEP publicó la semana pasada las listas de útiles escolares de primero a sexto grado de primaria, de primero a tercero de secundaria y de preescolar, a través de la página web de la Subsecretaría de Educación Básica. El listado de primaria tiene 11 productos para primero y segundo grados, y 16 para quienes acudirán de tercero a sexto grado.

Educación Pública aclaró que cada profesor podrá sugerir otros materiales en función de las necesidades de sus alumnos y el contexto, “pero en ningún caso serán riesgosos o costosos para la canasta básica familiar”, lo cual no deja de ser  desembolso extra para bolsillos y monederos de padres y madres. 

Otra recomendación –innecesaria para los proveedores del hogar porque es  recurso obligado de muchos de ellos– es que antes de adquirir materiales nuevos se revisen los utilizados en el ciclo anterior, por ejemplo, reutilizar los cuadernos si cuentan con hojas limpias y hacer lo mismo con otros útiles.

Ora’ que si la niña o el chamaco son fans y se empeñan en cuadernos con las portadas de héroe, heroína, cantante o actor/actriz consentidos, entonces el sobreprecio es del 30 al 40 por ciento, y lo mismo ocurre con mochilas, guardalápices, tenis, gorras y un largo etcétera.

EL REGRESO 

En Morelos, desde el lunes 15 de agosto unos  20 mil profesores y profesoras de preescolar, primaria y secundaria retornaron a las actividades académicas. Trabajaron en el análisis del Modelo Educativo y la Propuesta Curricular para hacer sugerencias de mejora.

Mañana lunes 22 harán lo mismo cerca de 400 mil estudiantes de preescolar, primaria y secundaria. Entrarán a las aulas de los mil 900 planteles de la entidad, para iniciar el ciclo  2016-2017. La mayor parte de los planteles educativos tendrán un calendario de 200 días, y 71 escuelas que se apegarán al calendario de 185 días, es decir, trabajarán con horario ampliado de lunes a viernes. 

De la fábula que hizo el inolvidable Gabilondo Soler, “El Grillito Cantor”, en su canción “Caminito de la escuela”, el regreso a clases ya no es tan idílico. Sin embargo, más vale encarar y resolver los problemas que pretender su inexistencia y pagar las consecuencias… ME LEEN MAÑANA.

Atril dominical
José Manuel Pérez Durán

[email protected]