compartir en:

El hecho de que la mitad de la población de Morelos vive en situación de pobreza (el 44% media y 7.9% extrema), es el acumulado de las últimas décadas. Miguel de la Madrid inauguró la época del modelo neoliberal de gobierno y Carlos Salinas lo ancló. En 1989, el primero privatizó el ingenio de Oacalco, dejó sin ingresos a los productores de caña y desempleó a los trabajadores de la fábrica de azúcar cuyo casco subsiste en Yautepec como recordatorio del abandono del campo. En los inicios de los noventa, el segundo vendió una treintena de ingenios, entre ellos el de Zacatepec. Fundado en los treinta por el presidente social nacionalista Lázaro Cárdenas como la cooperativa de obreros y trabajadores que en realidad nunca lo fue, del ingenio Emiliano Zapata vivían los productores de caña de dos tercios de los municipios de Morelos y la factoría azucarera llegó a tener tres mil trabajadores, pero cuando fue vendido dos mil fueron despedidos y la disminución de la producción del dulce empequeñeció la superficie de cultivo de vara dulce. Estado con vocación campesina histórica, el turismo también fue una fuente importante de recursos para docenas de miles de morelenses, y lo es aún, pero no tanto como hasta mediados de los noventa en que empezó el asentamiento de la inseguridad pública. Creada en la primera mitad de los sesenta la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca con las plantas pioneras de Química Mexama y la armadora de automóviles Nissan Mexicana, entonces en Cuernavaca la fábrica de Textiles Morelos estaba en su apogeo y la de Rivetex también daba un alto número de empleos. Pero andando los años  ambas desaparecieron, luego Química Mexama, hoy día la ensambladora de coches japoneses continúa la que sostiene más plazas de trabajo, excepto dos o tres inversiones que después llegarían a la misma área fabril y otras al Parque Industrial de Cuautla y al Parque Industrial Diez de Emiliano Zapata, que fue un fracaso, después nada o muy poco en materia de industria manufacturera. Esto sustenta el comentario de nuestra entrega del 12 de febrero: Mal nacional, de acuerdo con el informe de Medición de la Pobreza en México 2014 presentado por el Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval), en ocho entidades federativas aumentó el porcentaje de pobreza y pobreza extrema, entre ellos Morelos donde poco más del cincuenta por ciento de la población se halla en situación de pobreza, es decir, 842,000 personas. Otros números: la evolución de los dos tipos de pobreza en nuestra entidad es como sigue: la pobreza extrema: 2010: 6.9 por ciento igual a 125 mil 400 personas; 2012: 6.3 por ciento (117 mil 200 personas) y 2014: 7.9 (149 mil 300 personas). Conclusión: un aumento en los últimos años de la pobreza “moderada” de 1.6 puntos porcentuales que explica la trascendencia de la instalación de Comité por un Morelos sin Pobreza y el convenio firmado este lunes por el gobernador Graco Ramírez y autoridades federales para la creación del padrón único de beneficiarios del programa de la Cruzada contra el Hambre y que éste no sea utilizado con fines electorales. Resaltadas en este evento las últimas mediciones que reportaron que el 44 % de población vive en pobreza media y el 7.9 % en pobreza extrema así como que Ayala, Cuautla, Cuernavaca, Jiutepec, Puente de Ixtla, Temixco y Yautepec son donde se concentra la pobreza, para estos siete municipios se prevé una inversión de mil 311 millones de pesos y dos mil millones a nivel estatal. Habida cuenta la magnitud del problema, no serán  suficientes para  la solución final pero algo paliarán la pobreza en la tierra donde hace un siglo Emiliano Zapata soñaba con la justicia social absoluta… Y SI de terminajos campiranos se tratara, la del estribo y la caminera: Una: por demás está decir que el acto de inauguración de la casa de enlace ciudadano, la tarde de anteayer en el viejo edificio de la familia Mitre, fue el arranque de la campaña del diputado federal del PAN, Javier Bolaños Aguilar, rumbo a la candidatura de gobernador de 2018. Bolaños, que es el panista con el mayor capital político entre los azules, abrirá instalaciones similares en Cuautla y Jojutla. Dos: por negarse a autorizar un documento catastral que avalaría una maniobra notarial para el despojo de un predio urbano de varios miles de metros, es por lo que en el Ayuntamiento citadino se comenta a sotto voce que Juan José Alcalá Ortega, “El Bochas”, renunció al puesto de secretario de Desarrollo Sustentable. De ser así, hizo lo correcto… ME LEEN MAÑANA.

Por  José Manuel Pérez Durán