Lo de Cuauhtémoc Blanco Bravo no son las ideas propias, tenerlas no lo ha distinguido. Enemigo acérrimo del modelo de la policía del mando único (MÚ), lo rechazó tanto como alcalde de Cuernavaca como desde su condición de gobernador electo. Pero bastó con que Andrés Manuel López Obrador se manifestara a favor del MÚ para que Cuauhtémoc cambiara de opinión y declarara que el dicho esquema policial funcionará en su gobierno durante al menos seis u ocho meses. Es decir, el “Cuau” revivirá las policías municipales por allá de abril o junio de 2019, sin importar lo que diga AMLO a nivel federal. Y más aún: Blanco subestima la regla de oro de que en boca cerrada no entran moscas. Ahora se pronuncia en contra de las policías comunitarias, no argumenta razones históricas o jurídicas, simplemente no las considera opción. ¿Lo dice de mutuo propio o porque sobre ello ha leído alguno de tantos textos que corren en la Internet, como éste de Marcos Matías Alonso, investigador titular del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS): “La ‘policía comunitaria’ no ha fracasado en América Latina. En Colombia y en México/Guerrero no han terminado como ‘grupos paramilitares’. Hay que aprender de dichas experiencias y no juzgarlas a la ligera. La vigencia de la ‘Policía Comunitaria’ hizo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID/2003) solicitará los servicios del Dr. Hugo Fruling, catedrático de la Universidad de Princeton y Harvard, para estudiar el impacto de la ‘policía comunitaria’ en Europa Occidental y Norteamérica. En América Latina hizo cuatro estudios de caso: Sao Paulo y Bello Horizonte en Brasil, Bogotá (Colombia) y Villa Nueva en Guatemala. Por su parte, la abogada Cynthia Labra Díaz, de la Universidad Católica de Temuco, Chile, en el 2011, analizó: ‘El modelo de policía comunitaria: el caso Chileno’. Fruling concluyó que los estudios del caso son sostenibles, duraderos y gozan del apoyo internacional”. Que “en América Latina y en otras regiones del mundo, la ‘policía comunitaria’ tiene un soporte legal y una base social que legitima su razón de ser. En el caso de México, desde junio del 2011 se modificó el artículo 1º de la Carta Magna, en el cual ordena elevar a rango constitucional el cumplimiento de los tratados internacionales y enfatiza la obligación del Estado mexicano de cumplir con los convenios y tratados de los que son parte. Uno de estos tratados es el Convenio N° 169 de la OIT y contiene diversos artículos sobre la impartición de la justicia indígena”.  (Aquí Coatetelco, Tetlama, Hueyapan, Tetelcingo, los tres primeros encaminados a erigirse como municipios autónomos). Leer para saber que en el plano regional tenemos los antecedentes de Guerrero y Michoacán. Uno: La madrugada del 5 de enero de 2014, Bruno Plácido Valerio echó a andar su propio grupo de guardias civiles. Comenzaron en Ayutla y Tecuanapa —en la Costa Chica—, donde cientos de pobladores esbozados y con armas de bajo calibre y machetes montaron guardias sobre la carretera federal para hacer revisiones y presuntamente detener a los criminales más buscados de la región. Dos: Michoacán fue el primer estado del país en el que grupos de civiles se levantaron en armas, en 2013 para acabar con el asedio del entonces cártel de Los Caballeros Templarios. En 2014 y tras acuerdos con la Comisión Federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, que encabezó el fiasco Alfredo Castillo Cervantes, los grupos de autodefensas dejaron las armas y algunos de sus integrantes aceptaron convertirse en una nueva fuerza creada denominada Policía Rural. Hoy, cuatro años después el repunte de la violencia en Tierra Caliente y la intimidación de grupos delictivos activaron el resurgimiento de tres de esos grupos de autodefensas, el 20 de julio en la cabecera municipal de Aquila… Siempre en el contexto del hartazgo de la sociedad por la violencia del crimen organizado, en municipios de Morelos replicó la aparición de cuerpos de seguridad integrados por grupos de lugareños al margen de la autoridad, como son reportados en Totolapan, Tlayacapan, Tlalnepantla, Yautepec, Ocuituco, Zacualpan, Temoac, Jantetelco, Ayala y Tetela del Volcán. En esta última localidad, el pasado martes fue linchado en ciudadano de origen colombiano a quien la muchedumbre acusó de ser un extorsionador y del que se aseguró le encontraron 80 mil pesos en efectivo. Artífice de las autodefensas en Michoacán, José Manuel Mireles vino a Morelos la última semana de junio. Pocos días después, trascendieron los primeros datos de policías comunitarias en municipios de la zona oriente y los Altos de Morelos… (Me leen después). 

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...