Jamás –y el columnista que lleva décadas metido en la noticia lo dice con conocimiento de causa– la irresponsabilidad de un presidente municipal de Cuernavaca fue tan total, absoluta, evidente. Cuauhtémoc Blanco Bravo no puede decir simplemente que el Ayuntamiento no tiene dinero, ni repetir el papel de “quejinche” diciéndose víctima del gobernador Graco Ramírez, asumiéndose por enésima vez como “el ciudadano inocente porque no es político”.  Oriundo a mucho orgullo de Tepito –y esta parte la comprendemos los cuernavacenses que demostrado históricamente está xenofóbicos no somos–, ya que no nativo si al menos residente viejo de Cuernavaca fuera el alcalde a lo mejor hasta sacaría agua de las piedras con tal de pagar la deuda del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) a la Comisión Federal de Electricidad. Esto, para que la paraestatal cancelara los cortes de luz en los cinco sistemas de bombeo a los que le suspende por estos días cuatro horas diarias el suministro del fluido eléctrico. Peor aún: si el domingo el SAPAC no paga la deuda acumulada de 76.8 millones de pesos, los cortes a los pozos de bombeo serán las 24 horas de cada día. Pergeñado este comentario temprana la mañana de ayer, tal y como ha sucedido en otras ocasiones similares por bien de la ciudad queremos creer en la posibilidad de una solución, por ejemplo, un nuevo convenio para que el SAPAC pague en abonos, pero esta vez con la condición de que lo cumpla efectivamente y no como el del 22 de mayo que incumplió. Digo: para que en otro tema este fin de semana Cuauhtémoc arranque su campaña de candidato a gobernador por Morena-PSD y algún pelafustán no le cante desde la multitud esa de “¡toma chocolate, paga lo que debes!”. Con la sequía, pues, en buena parte de la ciudad, y las torturas del Paso Exprés a los cuernavacenses nos adelantaron el calvario del viernes santo. Tan insistentes como inútiles los reclamos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y a la poderosa empresa Aldesa, por los defectos del mentado Paso Mortal, el del lunes pasado no será el último bloqueo. Continuarán hasta que la población de Cuernavaca deje de hallarse en estado de indefensión ante el poder político y económico, y la susodicha compañía (de las que más le facturan al gobierno de Enrique Peña Nieto) así como el todopoderoso director generala SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dejen la prepotencia y privilegien el cumplimiento de la responsabilidad. El listado de reparaciones en el mamotreto no es como para que los archimillonetas de Aldesa se queden pobres: entre otras, pavimentación e instalación de bocas de tormenta en la calle Gladiola, rehabilitación de viviendas en la calle El Canal, pago por inundaciones a los vecinos afectados de otras y la colonia Satélite, obras incumplidas como rejillas de captación del agua en las calles Begonia y Amapola. Nada que para las familias afectadas sea nuevo, presentadas las denuncias desde el 2015 sin que hasta la fecha hayan recibido respuestas concretas, específicas, y sí falsas promesas de soluciones a un universo de 46 puntos de riesgo que fueron subrayados pocos días antes de la Semana Santa. Convocado o no a la reunión del lunes, les pintó un violín el director del Centro Morelos de la SCT, Héctor Castañeda Molina; mandó en su lugar al residente de carreteras, Alfonso Soto Lerma, pero la medicina salió peor que la enfermedad: grosero, dijo que las fallas del Paso Exprés “son alucinaciones”. Proponer que, apenas iniciando sus campañas los candidatos a gobernador salgan en defensa de los pobres, ¿quién o quiénes se atreverían a hacerle al Robin Hood y ponerle las peras a veinte a la prepotencia del gobierno federal? El miedo no paralizaría al abanderado perredista Rodrigo Gayosso Cepeda, pero quién sabe el exceso de precaución; si abanderado resulta de Morena porque la chicana política se imponga a la legalidad electoral, Cuauhtémoc Blanco no abandonaría el cuento de que “no es político”; el ex rector y “gallo” de Nueva Alianza, Alejandro Vera Jiménez, nada tiene que perder… ni ganar; suavecito, reposado, el carácter del panista Víctor Caballero Solano no le da para la confrontación, y dicho con el respeto que merecen las féminas, Nadia Luz Lara Chavez, la propuesta del Partido Verde, sólo cumple el rol de la única mujer en la contienda… (Me leen después).

Por: José Manuel Pérez Durán

[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA: