compartir en:

Pese a todo, el Congreso Estatal dirá sí a la solicitud de refinanciamiento del Ayuntamiento de Cuernavaca. Necesita la “lana”, igual que otras comunas que imploran autorizaciones de empréstitos bancarios. Acorralados por deudas a proveedores y laudos laborales, por los incumplimientos de éstos últimos los presidentes municipales no sólo pueden ser destituidos, también ir a parar con sus huesos en el penal de Atlacholohaya. Eso es un disco rayado que se viene tocando hace meses sin que para su buena suerte ninguno haya vestido aún el traje a rayas de prisionero, pero tan los asusta la música que una veintena de alcaldes no sale a la calle sin llevar sus amparos en el bolsillo, entre otros Francisco León y Vélez, de Miacatlán. La paradoja es, por una parte, que la posibilidad de ser tratados como vulgares delincuentes les servirá para que la Junta Política y de Gobierno (JPG) apruebe los refinanciamientos por medio de contrataciones de deudas, y por otra, la reedición de negocios de bancos presuntamente coludidos con funcionarios municipales que pactan los créditos con los típicos “moches” por debajo de la mesa, para ellos y los “señores alcaldes”. En esta sinfonía, ¿qué instrumento toca Cuauhtémoc Blanco? Dos escenarios: el del filarmónico que no lo es en la analogía del ignorante de la administración pública y por eso los hermanos Roberto Carlos y Julio Yáñez Moreno y “El Jefe” Eduardo Bordonabe “le pican los ojos”. O el iletrado que no cursó la primaria pero sabe avisparse, cómo hacen en situaciones de riesgo los muchachos del barrio bravo de Tepito donde el ex futbolista se crió, simula ser lerdo pero es más vivo de lo que parece y para que no se lo lleven al baile es por lo que trajo a su representante José Manuel Sanz, dándole poderes incluso sobre el bloque de regidores del cabildo que al principio asumieron el papel de rijosos pero pronto se pusieron mansitos como crías de borrega. Chi lo sá. Lo que sí, que es el tesorero Alejandro Villarreal quien ha ido a la sede del Legislativo para plantear la obviedad de la urgencia del refinanciamiento, en este caso trascendidas las cifras de 615 o 650 millones de pesos y omitido por ahora el plazo para pagarlo pero que de cualquier manera irá más allá de la gestión del “Cuau”. Una película al estilo de los Almada, con el desenlace previsto del aval al nuevo endeudamiento de Cuernavaca, enseguida al montón de ayuntamientos cuyos titulares también ansían la billetiza… y la opacidad en medio de la trama. Ex compañero de partido de Villarreal, quien fue el secretario de Finanzas de los gobernadores Sergio Estrada y Marco Adame, el coordinador de la bancada del PAN, Carlos Alaniz Romero, lanza el “calambre” de que los integrantes de la JPG tienen dudas en el manejo del presupuesto del Ayuntamiento citadino, de modo que acordaron una segunda reunión con el propio tesorero. Particularmente dudosos están por la repavimentación de calles mediante “donaciones” de empresas así pretextadas por el presidente municipal y sus cercanos, sin dar detalles y menos precisiones, negados el o los supuestos contratos de “donación” al rotativo nacional que los solicitó por medio del recurso de la transparencia y obtuvo como respuesta que el asunto es “confidencial”. Vaya, el gato encerrado en la jaula negra, sospechosa, que pueden desencerrar los oficios políticos de Jaime Álvarez Cisneros y Francisco Moreno Merino… SU modus operandi es recurrente: El hombre o mujer de aspecto común observa con discreción a los clientes. Simula estar esperando turno para pasar a las cajas. Ve a uno retirar una fuerte suma de dinero que le es entregado no en un cubículo privado, sino a la vista de todos. Lo reporta mediante mensaje escrito a sus cómplices, describiendo cómo viste, si es hembra o varón. La víctima potencial sale del banco, es seguida y al poco rato es asaltada. Para cuando llega la policía, de los bandidos ni sus luces. El episodio reciente del individuo que retiró 250 mil pesos en una sucursal bancaria de Río Mayo para comprar un automóvil en una agencia de la misma arteria, es sólo uno más en la estadística de la impunidad. Se sospecha de cajeros y de otros rangos de empleados de bancos que pueden ser cómplices de asaltantes a cuentahabientes, pero ni la autoridad ni los altos ejecutivos de la banca mexicana hacen nada al respecto. ¿Hasta que no les toque?... CERCANO el Día del Abogado, Miguel Ángel Rosete será el presidente de las y los barristas… si lo dejan… ME LEEN MAÑANA.

Por:   José Manuel Pérez Durán /  [email protected]