El del robo de dos camiones y otra unidad automotriz de instalaciones del Ayuntamiento de Cuernavaca, fue por decir lo menos un golpe torpe, mal planeado y peor ejecutado. El autor intelectual y los ladrones materiales soslayaron las cámaras de video vigilancia que ubicaron en tiempo y lugar la sustracción y el destino de los objetos sacados de las instalaciones de la Secretaría de Infraestructura Urbana y de Obras y Servicios Públicos, en la colonia Revolución la madrugada del lunes antepasado. Minutos antes de que una llamada reportó que habían sido robados, cámaras del C5 del Gobierno Estatal de Morelos captaron los camiones y la maquinaria saliendo de la dicha colonia. Eran escoltados por un vehículo utilitario y una patrulla de auxilio turístico del Ayuntamiento rumbo a la entrada a la Ciudad de México, cuyas cámaras los siguieron a la delegación Iztapalapa, quedada para entonces la camioneta de apoyo a turistas en el entronque de la carretera. Transmitidas la mañana del viernes las imágenes en el programa de Carlos Lores de Mola, la sensación de los televidentes fue la de un auto robo, por el sitio del hecho y la unidad turística usada como escolta. Vía telefónica, Loret entrevistó al comisionado de la Secretaría de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra, éste detalló la posibilidad del auto robo y dijo incluso que ya había tres detenidos de Huitzilac. Sin embargo, nadie de la Comuna salió a declarar al respecto; se guardó en la privacidad de su casa alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo, se atejonó su secretario técnico, José Manuel Sanz, y también se ocultó el titular de la citada dependencia municipal. Ninguno apareció en las ediciones de medios ayer, rechazando o confirmando la hipótesis del auto robo y, atravesado el fin de semana, la primera pregunta es si en este sentido ya confesaron los detenidos ante la autoridad correspondiente. Pero de la manera que sea, como gobernador responsable de cuanto sucede en la Comuna, Cuauhtémoc tiene un grave problema. La investigación apenas inicia, en las imágenes de las cámaras no se ve que los camiones carguen las estatuas de Genovevo de la O y de las “Adelitas”, una sedente y otra parada, que según la denuncia del Ayuntamiento también fueron hurtadas, no así el “Zapatita” del que inicialmente se dijo fue sustraído en el mismo evento. La estatua ecuestre del caudillo suriano que estaba en la Plaza de Armas, pequeña pero no por ello inapreciada por la gente de Cuernavaca; arrumbada cerca o en el mismo sitio de donde se llevaron los camiones del Ayuntamiento y en donde supuestamente permanece abandonada entre cachivaches la estatua de Hernán Cortés que hasta los inicios de los noventa se hallaba en el luego ex hotel Casino de la Selva... DESMADRE administrativo. No hay otro calificativo para el que meses ha se traen en el Congreso del Estado, y la conclusión: que todo es por el dinero. Involucradas de una u otras formas todas las fracciones parlamentarias –del PRI, PRD, PAN, Panal y los demás partidos–, hay corresponsables por omisión o complicidad; pero el centro del debate apunta a la gestión de Francisco Moreno Merino como presidente que fuera de la presidencia de la Mesa Directiva. Eso o un saqueo, perpetrado para “maicearse” a sí mismos en un juego de valores entendidos que acabó saliéndoseles de control. Ejemplo: cuesta trabajo creer que, contratado por “Paco” pero presuntamente consentido por la totalidad de los diputados integrantes de la Mesa Directiva, el programa de armonización contable costó los 45 millones de pesos cuyo pago hoy le es reclamado al Legislativo. Si el contrato fue “inflado” o no para la repartición de la diferencia entre el costo real y el agregado, lo deben saber los diputados que consintieron el precio del programa, incluido el grupo del G-10 que tiene tomadas las instalaciones de la sede de Matamoros. Figura la de los diputados a quienes muy rara vez les cree la sociedad, por eso la duda ciudadana por cuanto a la advertencia del ex priista y luego perredista Julio Espín Navarrete, en el sentido de que si la auditoría “en puerta” a las finanzas del Congreso demuestra un mal ejercicio de las finanzas “se castigará a los responsables”. Tensa la cuerda, poco tardará para reventarse, precisamente en el contexto de las aspiraciones de los diputados locales por contender en las elecciones de 2018, a sólo dos meses de que en septiembre arranque formalmente el proceso comicial… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...