Eran los tiempos, mejores o peores, en que no existía el terminajo de la presunción de inocencia y, a veces justos o y otras injustos, los periódicos mencionaban a los delincuentes simplemente como delincuentes .

 Otro es el trato hoy día, aunque pese a no ser publicado el nombre del protagonista de este caso mucha gente sabe quién es .

Dice: “Manuel ‘N’ fue imputado de haber cometido presuntamente los delitos de ejercicio indebido del servicio público y peculado por 19 .

5 millones de pesos, durante su gestión como alcalde del municipio de Jiutepec, según la causa penal JC/1596/2019 .

La mañana de este jueves compareció ante la justicia oral, pero el juez determino diferir la audiencia para el 31 de enero .

A partir de las 09:00 horas, el ex alcalde tuvo que acudir al Juzgado Quinto de la Ciudad Judicial de Atlacholoaya, a la audiencia inicial por el proceso que existe en su contra, para ser notificado oficial y legalmente de los delitos que se le imputan .

Se logró saber que la actual administración de Jiutepec, que encabeza el alcalde Rafael Reyes Reyes, por medio de su representante jurídico inició la denuncia respectiva por el presunto desvió de 19 .

5 millones de pesos que habrían sido recaudados en el ejercicio 2019 por concepto del cobro del impuesto predial” . . .

La lista de imputados es kilométrica, algunos prófugos de la justicia, otros presos, unos más encaminados a la prisión pero al final todos juzgados por la voz de la calle como corruptos y quedados desde ahora en el basurero de la historia .

De Karime Macías, la esposa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte Ochoa, dice el gobierno mexicano que pasea por las calles de Londres su riqueza mal habida; libre bajo una fianza de 93 .

200 dólares que, si apoquinó sin chistar, es porque tiene para eso y para mucho más .

Gerardo García Luna, el súper policía del ex presidente panista Felipe Calderón, que, preso en Nueva York, al declararse no culpable se revela en un trato típicamente gringo que le quite años de cárcel a cambio de hacerla de “soplón”, relatando hechos y confirmando complicidades criminales que a lo mejor involucran no sólo a Calderón, también a Vicente Fox y al priista  Enrique Peña Nieto .

Investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y, lo que le es peor, esta vez con ayuda de agencias de Estados Unidos, hace tiempo que Carlos Romero Deschamps huele a cárcel .

Ex gobernadores actualmente bajo investigación hay unos presos ya y prófugos más de una docena: César Duarte, de Chihuahua, cuya extradición de EUA recientemente logró el régimen de la 4-T, después de que el gobierno de Peña Nieto se hizo pato; Roberto Borge, de Quintana Roo, Andrés Granier, de Tabasco, etc ., etc .

Y señaladamente, el otrora súper policía García Luna que, reducido a la condición de polizonte, ha amenazado con abrir la boca, diciéndole al señor juez vida y milagros de Enrique Peña y del ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong .

Un “cuadro de honor” frente al cual palidecen casos antiguos de corrupción, como estos que en su momento fueron emblemáticos: Jorge Díaz Serrano, el ex director de Petróleos Mexicanos y senador desaforado en julio de 1983 por el maquiavelismo de Salinas que “le cuadró” un fraude por 5 mil millones de pesos con la compra de dos buques para transporte de gas con un sobreprecio de 34 millones de dólares .

Sonorense de origen y esposo de la modelo que posó para la estatua de la Diana Cazadora, Serrano moriría el 25 de abril de 2011 .

Había estado preso en el Reclusorio Sur, en la celda número 11 de cuatro metros de largo por tres de ancho con espacio para una cama, una letrina y una pequeña repisa .

Y Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, el líder de los trabajadores de Pemex a quien encarceló Salinas, al parecer en venganza por haber patrocinado la publicación de un libro en su contra .

Fue detenido el 10 de enero de 1989 en Ciudad Madero, Tamaulipas, acusado de los delitos de homicidio calificado, acopio y almacenamiento de armas para uso exclusivo del Ejército, evasión fiscal por más de 3 mil 500 millones de pesos y por atentar contra la seguridad nacional .

Estuvo aprisionado ocho años antes de que en diciembre de 1997 el juez le fijara a la ciudad de Cuernavaca como cárcel acatando uno de los requisitos fijados por la Secretaría de Gobernación para su la libertad condicional .

“La Quina” pasó algunos meses radicado en la capital morelense, iba a firmar al juzgado los días que tenía señalados, solía comer en un restaurante de la avenida Domingo Diez y era común verlo tomar café en Los Arcos del centro . Regresó a Ciudad Madero y falleció el 11 de noviembre de 2013… (Me leen después) .

Por: José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com