Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, Jorge Arturo Olivares Brito es cauteloso. Presupuestívoro irredento y contumaz, cuida su chamba: no pide, y mucho menos osa exigir que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga la investigación de la masacre de Temixco, donde la madrugada del 30 de noviembre fueron abatidas seis personas, entre ellas una bebé de tres meses. Según el comisionado de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra, las víctimas cayeron en un fuego cruzado entre policías y moradores de la casa. “Daños colaterales”, argumentó al estilo de la verborrea de Felipe Calderón; pero según la declaración de un joven sobreviviente, sólo los policías que allanaron la vivienda dispararon. Atraído el caso por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el viernes pasado, de los diputados federales solamente la voz del priista Matías Nazario Morales demandó la renuncia de Capella, y que la PGR se haga cargo de la investigación. Del Congreso Estatal no salió pronunciamiento alguno ni en este ni en otro sentido; enmudecieron Jaime Álvarez, Francisco Moreno, Beatriz Vicera, Julio Espín, Vítor Caballero,  Hortencia Peralta y tal y tal. Indiferentes al dolor ajeno, si así creen que le ayudan al gobernador Graco Ramírez están equivocados. Capella no es imprescindible… MÉXICO debe desarrollar estrategias que logren ingresos mayores a los trabajadores, señaló Graco en la sesión denominada Capital Humano ante miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Humanos que por segundo año consecutivo evalúa las políticas y programas públicas de Morelos. ¿Cómo de cuánto? No del diez por ciento de aumento al salario mínimo, que quedará en ridículos 88.36 pesos; siquiera del triple, unos 250 pesos que a precios actuales apenas alcanzan para que coman dos personas, y no precisamente bien. La advertencia del Gobernador coincide con el aviso del alcalde de Zacatepec, Francisco Salinas, a los 140 empleados de confianza de la Comuna cañera: para ellos no habrá aguinaldo, puede que tampoco lo reciban los trabajadores sindicalizados, pues sólo habrá para los policías. Igual que muchos otros ayuntamientos, atrapado el de Zacatepec en un callejón sin salida, entre quincenas y aguinaldos del año pasado les debe más de dos millones de pesos a sus trabajadores… Y como un comentario lleva a otro, justo en Zacatepec se descartó de la búsqueda de un cargo de elección popular el secretario de gobierno, Matías Quiroz Medina. Pero solamente por ahora, acudiendo al argumento recurrente de la responsabilidad en la chamba que desempeña. ¿Cuál candidatura? No la de gobernador, apartada por Rodrigo Gayosso Cepeda que por eso y por otras cosas el domingo anterior le cedió la presidencia del PRD estatal a “Tencha” Peralta. Irá por el PRD o el Frente Amplio (falsamente) Ciudadano, registrado ya para efectos electorales como coalición Por México al Frente que se agandalló Ricardo Anaya, “El Niño Maravilla” del PAN apoderándose de la nominación presidencial, sacudiéndose a Miguel Ángel Mancera y abriendo con ello la posibilidad de que el “derecho de silla” del partido del sol azteca en los estados donde es gobierno imponga candidatos a gobernador para las elecciones de 2018. Una alianza que en Morelos se vería las caras con la coalición Morena-Partido Encuentro Social (PES) llevando como candidato al alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo. Lo cual está por verse, no la insistencia del presidente del PES, Hugo Éric Flores, que dice buscar la coalición con el partido de Andrés Manuel López Obrador no por sugerencia u orden de Miguel Ángel Osorio Chong, sino “para estar en el lado correcto”. Un espacio preelectorero en el que no se encuentra el ex rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez, ocupado y preocupado por el proceso penal que no lo deja en paz ni a sol ni a sombra. Acusados de haberse enriquecido ilícitamente él y su esposa María Elena Ávila Guerrero, este día deberán regresar a la sala de juicios orales donde continuará la sesión maratónica del viernes pasado de la que los imputados salieron por piernas, literalmente. La única manera de que eventualmente Vera puede ser candidato a un puesto electoral es que lo absuelva el juez porque acredite la procedencia lícita de sus propiedades. Caso contrario, no sólo quedará fuera de la boleta electoral, sino posiblemente parará en el penal de Atlacholohaya… ME LEEN MAÑANA.

Atril
José Manuel Pérez Durán
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...