compartir en:

El alcalde Cuauhtémoc Blanco los destituye y el comisionado de Seguridad Pública, Alberto Capella, los ratifica. La mañana de este miércoles, el coordinador administrativo del Ayuntamiento, Sebastián García Ávila, acudió al cuartel de la Policía Vial de Cuernavaca para notificarle al encargado de ésta, Orlando Julián Guerrero Barona, que por órdenes del edil había sido destituido y relevado por José Trinidad González Torres. Pero el “Cuau” no tuvo que ir muy lejos por la respuesta. Apersonado Capella en la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Cuernavaca (SSCC), revirtió la orden y reinstaló al “cesado”; puntualizó que de acuerdo al decreto emitido en enero de 2016 en Morelos el mando de las fuerzas municipales le corresponde al Gobierno Estatal, que en este caso específico el superior jerárquico de la Policía Vial de la capital es el comandante Jesús Pérez Abarca y no el alcalde Blanco. Les leyó el decreto al personal de la SSCC, o lo que es lo mismo, la cartilla, avisándoles que los empleados administrativos de esta dependencia o de cualquiera otra del Ayuntamiento que desacaten al mando único serán detenidos ipso facto, incluido por supuesto el coordinador administrativo de apellidos García Ávila. Un estado de cosas en el que temprana la mañana sorprendió un video en el cual apareció el presidente municipal de Yautepec, Agustín Alonso Gutiérrez, para anunciar que bloquearía la carretera federal Cuernavaca-Cuautla en respuesta a la detención del director y de un elemento del cuerpo de Proximidad Social de la localidad por parte de policías del mando único. Sus palabras debieron llegar fuerte y claro a Capella, y a lo mejor éste tuitearle al Gobernador algo así como que “el chamaco de Yautepec se está saliendo del huacal”. Advirtió Agustín frente a cámaras: “No tolerare injusticias y muchos menos atropellos (…) En Yautepec nunca hemos realizado atropellos en contra de los ciudadanos y menos de parte de quienes deben de protegernos y de servirnos (…) Ante todo somos seres humanos y formamos parte de una sociedad, con derechos y obligaciones (…) Cuando se comete un error se tiene que pagar. Así de simple”. O lo que es igual: no es lo mismo un ex futbolista profesional que confunde la política con el deporte de las patadas, que “un chamaco” que en tratándose de hacer política no da paso sin huarache, perfilado Alonso Gutiérrez , por cierto, para candidato a diputado federal o local en 2018 pero no por el PRD que lo llevó a la alcaldía y sí muy probablemente por el partido Morena, de Andrés Manuel López Obrador… Y si del antes y durante las campañas electorales del 18 hablamos, los candidatos que necesitarán la Plaza de Armas para sus mítines deberán pedirle permiso al secretario general y al de administración del Gobierno del Estado. O ampararse si les es negado. Esto, porque al entrar ya en vigor el decreto que declara al Palacio de Gobierno y la Plaza de Armas Emiliano Zapata como bienes de dominio público a cargo de la administración estatal, la explanada que históricamente ha sido el corazón político de Morelos podrá seguir siendo ocupada para actividades cívicas, políticas, educativas, culturales, de fomento económico y turístico, pero no sin que antes sea autorizadas por el Gobierno Estatal. El ordenamiento prohíbe “el comercio en toda su superficie”, así que ni el Ayuntamiento ni autoridad alguna del estado o la federación podrán expedir permisos a comerciantes fijos y semifijos. A las manifestaciones de candidatos y de falsos o auténticos activistas sociales sólo les quedarán el Jardín Juárez y las laterales del Zócalo, lo que naturalmente entorpecerá el tránsito de vehículos automotores y de personas. Pero estando eso por verse, hoy que para muchos todo es política tiene una parte social el anuncio del secretario de Movilidad y Transporte, Jorge Messeguer Guillén: la próxima Semana Santa comenzarán a circular en Cuernavaca cinco turibuses. No serán chasises de carcachas habilitados como “tranvías” de madera, sino autobuses iguales a los que hacen tours turísticos y culturales en la Ciudad de México y en Guadalajara. Cómodos, seguros y algunos de dos pisos descubiertos, recorrerán sitios emblemáticos de la capital, también irán a Tepoztlán y a zonas arqueológicas. Ya era hora de que Cuernavaca contara con un servicio a la altura de su importancia histórica y turística, seguramente los turibuses serán bien recibidos por visitantes y lugareños, falta que, envidioso, el diputado Julio Espín Navarrete vuelva a “regañar” a Messeguer y que éste lo mande otra vez a jondear gatos de la cola… ME LEEN EL DOMINGO.